Costa Rica, viernes 24 de octubre del 2014. 05:16 am. Bienvenido a CRHoy. Suscríbase

Suscribase
DIARIO EXTRA DENUNCIÓ ESPIONAJE EN CONTRA DE UN PERIODISTA DEL MEDIO

Fiscalía registró cientos de llamadas de periodista, durante varios meses

  • Autoridades realizan investigación en contra de agente del OIJ

  • Medio realizó publicaciones sobre casos de secuestros extorsivos

Esta es una imagen extraída del expediente de la investigación: un flujograma que muestra los contactos del periodista de la Extra, con autoridades del OIJ.

Esta es una imagen extraída del expediente de la investigación: un flujograma que muestra los contactos del periodista de la Extra, con autoridades del OIJ.

Aunque las autoridades insisten en que el periodista del Diario Extra, Manuel Estrada, no es el sujeto investigado y el Fiscal General asegura que no está en entredicho su trabajo sino el de una funcionaria judicial, lo cierto es que como parte de la investigación en contra de ésta registraron cientos de llamadas hechas y recibidas por Estrada.

El caso se sigue bajo el expediente 13-000115-1219-PE en la Fiscalía Adjunta Contra la Delincuencia Organizada e inició desde hace casi un año, en marzo del 2013.

Con los rastreos telefónicos, las autoridades realizaron una relación de hechos entre la supuesta filtración de información que habría hecho la agente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de apellidos Fonseca Vindas al periodista Estrada. Pero va más allá y hasta ponen al comunicador en el centro de un análisis de sus llamadas.

Como se aprecia en la imagen, que es parte del expediente y fue divulgado por el Diario Extra, Estrada se liga a llamadas a diversas instituciones públicas y sus funcionarios. Como parte de su investigación, la Fiscalía pidió el registro de diversos números telefónicos a las operadoras ICE y Claro.

Tema sensible

Desde marzo del año pasado, la posible fuga de información por los casos de secuestro era un tema sensible entre las autoridades de Fiscalía. En correos proporcionados por el Diario Extra este lunes, el fiscal adjunto Walter Espinoza Espinoza se refirió a una consulta de Manuel Estrada sobre la investigación del intento de homicidio contra un juez en Guápiles.

En su correo, Espinoza asegura que “evidentemente el M.P. negará tener conocimiento de esta investigación, se mantendrá al margen de toda incidencia periodística e intentará que una precoz publicación pueda afectar la causa citada, sin embargo el periodista Estrada prácticamente ‘amenazó’ con realizar la publicación”.

En la comunicación agrega que le “preocupa sobremanera que el periodista Manuel Estrada fue el mismo que el lunes 11 de marzo publicó reportaje pormenorizado de un secuestro (…) cuando la acción operativa final se realizó el jueves 14 del mismo mes”.

En esos diálogos, tras la solicitud de entrevista del periodista por el caso del juez, se mencionó que Estrada ya tenía detalles de la pesquisa y se aborda la posibilidad de solicitar los rastreos telefónicos entre el 3 y el 8 de marzo, para saber quién le pudo haber dado detalles del caso.

¿Qué registró la Fiscalía?

Caso uno: 4, 5 y 6 de marzo

El Diario Extra publica informaciones sobre el secuestro realizado contra un catedrático universitario de apellidos García González, el 28 de febrero del 2013. La liberación se dio el 1 de marzo. La primera publicación es el 4 de marzo, titulada “Grupo armado libera catedrático de la UNED”.

La nota revela detalles como la cantidad de dinero solicitado por la liberación, la profesión del secuestrado, cantidad de captores y más.

1° y 3 de abril

La Fiscalía Contra la Delincuencia Organizada solicita a ICE, Movistar y Claro el historial del abonado propietario de diversas líneas, de manera urgente. Afirma que lo requerido es nombre del abonado, calidades y dirección, así como registro de llamadas entrantes y salientes, tanto nacionales como internacionales, detalle de cobro revertido con indicación de cada destino, detalle de llamadas mediante sistema 1197, 1199, radio bases y mensajería de texto.

Caso dos: finales de mayo e inicio de junui

El 6 de mayo secuestraron al empresario colombiano Andrés Navarrete. Posteriormente fue liberado y sacado del país.

La primera publicación del caso se da el 25 de mayo. El 31 de mayo se publicó la nota “Torturan empresario con chuzo eléctrico”.

El 5 de junio se publicó que “Involucran policía con secuestro de empresario”. Esta nota se centra en que un policía era sospechoso de ser parte del delito.

El 6 de junio se realizaron allanamientos y detuvieron a sospechosos del secuestro. Ese día se publicó “OIJ a la caza de secuestradores”. El 8 de junio se publicó que “Lapicero inteligente delata secuestardor”.

La Fiscalía asegura en un informe que hubo alguna información errada, además de que contenía aspectos de la denuncia, como la tortura, así como la existencia de una aparente deuda, poniendo en peligro a las víctimas y sus familiares.

5 de junio

La Fiscalía vuelve a pedir al ICE el historial del abonado propietario de diversas líneas, de manera urgente. En este caso, lo solicita para un periodo más extenso de mayo y junio.

6 de setiembre

La Fiscalía vuelve a solicitar a Claro y al ICE el registro de llamadas de dos líneas, que serían del investigador de apellidos Castro Solís.

La Unidad de Análisis Criminal generó sendos informes de cada registro, en los cuales determina frecuencias de comunicaciones telefónicas tanto del 1 al 8 de marzo, como del 1° de mayo al 11 de junio de. En el primero se enlistaron, incluyendo nombres de personas a quién llamó y que llamaron a Estrada, 269 de más de 100 abonados.

Según el informe se hizo debido a que Estrada “tenía conocimiento de ciertos hechos que se encontraba investigando la Policía Judicial, esto en cuanto a diferentes casos de los cuales nadie, excepto los involucrados en la investigación, podrían saber”. Por eso recopila todas las notas publicadas y analiza que detalles revelados en ellas, pudieron haber sido divulgados al periodista, por los funcionarios públicos a quien llamó.

El periodista Manuel Estrada  también denunció agresiones en su contra, en un simulacro del OIJ para comunicadores. (CRH)

El periodista Manuel Estrada también denunció agresiones en su contra, en un simulacro del OIJ para comunicadores. (CRH)

Además hace una extensa tabla en la que ordena de manera cronológica, las llamadas y las publicaciones, según las cuales para la Fiscalía, “nos permite observar una frecuencia ordenada de las comunicaciones, logrando deducir que no existe un factor común, antes de cada llamada realizada a un funcionario judicial”. Sin embargo, en teoría, no existe prueba de esto dado que no hubo intervención de llamadas sino solo el “rastreo”.

Pero también dedica parte del informe a hacer “flujogramas”, análisis de las llamadas del periodista Estrada, con individuos que son autoridades e investigadores del OIJ. Pero después de enlistar las llamadas, las relacionan con publicaciones hechas por el Diario Extra, de crímenes o sucesos en la zona donde trabaja la persona con que habló. Sólo en dos de los nueve flujogramas se determinaron llamadas recíprocas. El informe recomienda que de ser importante para la investigación se entreviste a las personas necesarias.

En el segundo informe enlistó 1.310 llamadas salientes y 746 entrantes, del celular del periodista. En este reporte se concentra en las llamadas entre Estrada y la agente del OIJ de apellidos Fonseca Vindas, además de otro investigador de apellidos Castro Solís.

Tras rastrearlas y enlistarlas, la Fiscalía concluye que “antes de cada reportaje (…) existen comunicaciones entre los teléfonos de este último (…) y el (que está) a nombre de la funcionaria (de apellidos Fonseca Vindas)”. Además resalta las comunicaciones entre ella y el investigador Castro Solís.

En el expediente hay un tercer informe, enfocado en las llamadas de Castro Solís, y concluye que mantuvo comunicaciones con la unidad que trabajó en el secuestro del colombiano y Fonseca Vindas, en los días de las publicaciones de Diario Extra.

Informe de diciembre

En el informe preliminar IP-1040-EN-13 se recopila todas las publicaciones y llamadas telefónicas en una secuencia de hechos. En uno de los puntos concluye, menciona que después de un operativo por el secuestro del empresario colombiano, hubo una llamada entre la agente sospechosa y el periodista. Según el reporte, eso resaltó y evidenció “una vez más que la fuente de información que poseía Estrada era un funcionario judicial”.

Pero además mencionó que una de las notas periodísticas, concretamente la del lapicero que fue encontrado en los allanamientos a los supuestos secuestradores, había información falsa. Llega a esta conclusión después de entrevistar a agentes que participaron del allanamiento. Uno de estos mencionó que en el sitio se “distorsionó” información con respecto al lapicero encontrado. Esto porque el fiscal solicitaba información por radio y los agentes decidieron no divulgar detalles en ese momento.

La funcionaria de apellidos Fonseca Vindas estaba en el lugar, pues era parte de la Sección de Delitos Varios, que realizó la investigación. Para la Fiscalía que realiza la investigación contra ella, ese dato falso posteriormente publicado, fue conocida por la agente. Por eso, el informe reseña que “arribamos a las sospechas contra la investigadora”.

Todo derivó en la solicitud a un juez para acceder el celular de la agente del OIJ investigada, el cual se encontraba en su casillero, en la institución. Actualmente, la investigación está en curso y la mujer está suspendida con goce de salario.

Gremio periodístico reaccionó con críticas

Freddy Serrano, director de noticias Hoy, recalca la importancia del resguardo de fuentes. “Un función primordial de todo periodista es resguradar sus fuentes de información y de comprobarse que hubo espionaje e intervención telefónica nos parece una violación a la libertad de expresión y prensa”
Roxana Zúñiga, directora de Noticias Repretel considera que esta denuncia debe estudiarse a fondo.

“Esta denuncia que hace Diario Extra es sumamente preocupante para Costa Rica y el régimen de libertad de expresión. Es una denuncia que hay que estudiar a fondo, estamos ante una situación muy grave que pone en peligro la identidad de las fuentes de información”.

Marlon Mora, presidente del Colper veló por la responsabilidad de salvaguardar las fuentes que brindan información fehaciente.

“Respaldamos lo que significa defender a colegas y a ciudadanos que por decir la verdad y colaborar con el periodismo en ejercicio estarían siendo perseguidos”.

Alejandro Delgado, presidente del Iplex, comparó esta situación con lo vivido en países con regímenes dictatoriales.

“Es la primera vez que escucho de esto, siempre existe la tensión entre las autoridades y los medios, pero nunca que los organismos judiciales asuman competencias como las que estamos conversando”.

Escrito por Manuel Sancho | manuel.sancho@crhoy.com | Ver todas mis noticias

Dennis Alvarado dice:

Ademas de amarillistas, muchos periodistas rayan de irresponsables, sin importar las consecuencias de sus actos. Recuerden el caso del periodista de Diario Extra que le facilitó un telefono celular al delincuente apodado El Indio, y condenado por el caso de Parmenio Medina, y que utilizó para amenazar testigos.
Por último, la libertad de prensa está en función de la opinión del dueño del medio.

Live dice:

Totalmente de acuerdo con don Dennys:
“Para que tanto brinco si el piso esta liso, en casos de secuestro, extorción, lavado, narcotrafico, la prensa no debe meterse hasta que ya las autoridades competentes tengan resuelto el caso, o es que algunos periodista pretenden jugar de Jessica Flectcher, la investigación es sobre el mal funcionario que brinda información sobre casos en proceso.”
Eso es cuestión de seguridad nacional. El problema es que los periodistas se crean intocables y en este caso nos referimos a la prensa amarillista que irrespeta los limites de la legalidad y del mal gusto.
Nunca se sabe si habrá algún tipo de soborno a un agente judicial para que brinde información o si este agente lo hace por su propia voluntad y su proceder no tiene lugar en un puesto de trabajo dentro del OIJ o sistema policial.
Yo si estoy también de acuerdo con lo que hizo la fiscaliía, es nuestra seguridad y el periodista que publique hasta que le den la autorizacón de publicar.
También aprendar a respetar el trabajo de otros. La fiscalia/OIJ trabajan por la seguridad ciudadana mientras que un periodista aunque diga que su trabajo es informar, trabaje para una entidad privada cuyo objetivo es conseguir información sin importar el precio a pagar o si hay familias dolientes o no.

Paul Vazo dice:

Menos mal que con el comunismo se iba a acabar la libertad de prensa!

Liz dice:

Está bien que halla libertad de expresión, pero a veces algunos periodistas se pasan de la raya y entorpecen las investigaciones de la policía. Todo tiene su límite.

Ernesto Blake dice:

QUE BASURA DE FISCALIA!
QUE BASURA DE PODER JUDICIAL!
VERGUENZA LES DEBERIA DE DAR!
QUIEN SABE A CUANTA GENTE MAS HABRAN INVESTIGADO ILEGALMENTE.
PARECE VENEZUELA ESTA MIERDA!
CORRUPTOS!!

Paute en Crhoy.com | Los comentarios expresados en las columnas de opinión, en la opinión de los lectores y comentarios de terceros al final de las notas o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores. crhoy.com no se responsabiliza por su contenido

Licencia  Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales. - G+