Querellan por estafa en Costa Rica a dos ticos detenidos en Nueva York por lavado

Este cheque de $650 mil es cuestionado por los inversionistas. CRH

Este cheque de $650 mil es cuestionado por los inversionistas. CRH

Doce inversionistas extranjeros denunciaron por fraude a los ticos Luis Alejandro Giralt Apéstegui, de 35 años, y Carlos Manuel Chinchilla Jiménez, de 39 años, quienes están detenidos en una cárcel de Nueva York por supuesto lavado de dinero.

El abogado de los inversionistas, Érick Ramos, confirmó a crhoy.com que esta semana presentaron la querella privada en el Tribunal de Juicio de San José, en contra de esas dos personas y de la madre de uno de ellos.

Según la querella presentada, el fraude ascendería a los $700 mil, unos 350 millones de colones. Supuestamente los sospechosos del fraude pretendían desarrollar el proyecto inmobiliario Costa Verde, en Guanacaste y los inversionistas aportaron el dinero para comprar un terreno.

“Estas personas dijeron a mis clientes que no tenían liquidez en ese momento, entonces les propusieron que compraran a $19 el metro cuadrado cuando en realidad el precio al que se estaba vendiendo el terreno era de $9 dólares el metro cuadrado”, explicó el abogado.

Chinchilla y Giralt dijeron a los inversionistas que ya habían pagado $650 mil al dueño de la finca pero que ocupaban $700 mil más para finiquitar la compra.

La Fiscalía de Fraudes solicitó la desestimacion del caso. CRH

La Fiscalía de Fraudes solicitó la desestimacion del caso. CRH

Los inversionistas giraron un cheque a una familiar de uno de los detenidos para cancelar al dueño de la propiedad.

“Tras las investigaciones nos enteramos que la finca había sido comprada a la mitad del precio que ellos ofrecieron a mis clientes y que el dinero que dijeron, ya habían entregado, no existía”, explicó el abogado Ramos.

Pero el abogado de los denunciados, Adrián Bonilla, explicó que nunca hubo tal estafa y que, incluso, la Fiscalía de Fraudes tras una amplia investigación solicitó la desestimación del caso. Gestión que fue acogida por el Juzgado.

La oficina de prensa del Ministerio Público informó que los dos sospechosos del fraude fueron indagados por parte de la Fiscalía de Fraudes, así como el dueño de la propiedad en cuestión, situación que llevó a la Fiscalía a solicitar la desestimación.

“Mis clientes hicieron un negocio de bienes raíces como cualquier otro, en donde evidentemente hay una ganancia. Aquí el que buscó los inversionistas y los convenció de invertir en el proyecto en cuestión fue el puesto de bolsa del Banco Improsa”, dijo Bonilla.

 

Comentarios

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}