TEC aprovecharía el plasma para desintegrar desechos y producir energía

La vicealcaldesa de Managua anunció que su homólogo de París visitará la nueva planta de procesamiento de desechos sólidos en el vertedero La Chureca, que hasta hace tres años fue el basurero más grande de Centroamérica, con 42 hectáreas de extensión. EFE/Archivo

Esta es una tecnología que nunca antes se ha implementado en nuestro país y es Japón la nación que actualmente lo está aprovechando a gran escala. EFE/Archivo

En el Laboratorio de Plasma del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) se encuentran planeando lo que será el diseño de un reactor de plasma, que se haría cargo de todo tipo de basura que ahí se quiera desechar.

Según el coordinador del proyecto, Iván Vargas, esta es una tecnología que nunca antes se ha implementado en nuestro país y es Japón la nación que actualmente lo está aprovechando a gran escala. Es precisamente una de las técnicas que permite extraer más energía por tonelada de basura.

La particularidad primordial es que el gestor utiliza antorchas que expulsan  gas ionizado para quemarla, es decir plasma, lo que desintegraría –a unos 4 mil grados Celsius- por completo los desechos orgánicos convirtiéndolos en gas. Una vez que se obtenga este producto se aprovecharía como combustible para mover generadores de energía eléctrica.

Sin embargo, para los desechos inorgánicos se obtiene un residuo vitrificado; una especie de mezcla entre piedra en vidrio que podrá ser aprovechada en la construcción de carreteras.

“Al gas se le saca doble provecho, por un lado a altas temperaturas para que produzca vapor y también frío para mover turbinas. Entonces se resuelve el problema de los volúmenes de basura y se produce electricidad”, comentó Vargas.

El prototipo que esperan construir en el TEC tendría capacidad para procesar una tonelada de basura al día, lo que quiere decir que estaría produciendo unos 816 kilowatts/hora por esa cantidad de desechos.

“Lo bueno de esta tecnología es que como alcanza temperaturas tan altas no quedan compuestos químicos peligrosos. Las moléculas se rompen en átomos y no se dejan compuestos peligrosos”, aseguró Vargas.

Esta es una gran oportunidad para entidades como los hospitales y las municipalidades, para hacerse cargo de los residuos sólidos municipales y hospitalarios. Según el estudio que realizó el TEC, se determinó que en nuestro país sería viable el uso de esta herramienta, e incluso ya hay entidades interesadas en el proyecto.

En el laboratorio esperan entrar de lleno en el proceso de diseño del reactor a partir de enero del 2014 que es cuando la universidad les otorgaría el permiso para desarrollarlo a cabalidad y tomaría alrededor de dos años concretarlo. Es por esto que Vargas estima que se duraría un total de cinco años para tenerlo en funcionamiento, pues requerirían de tres más para su fabricación, la cual se daría en el TEC.

Comentarios

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}