Costa Rica, viernes 28 de noviembre del 2014. 03:32 am. Bienvenido a CRHoy. Suscríbase

Suscribase

Tesoros enterrados

2 de marzo de 2012

6:13 am

Daniela Araya


Compartir




piezas indigenas coleccion brooklyn3

Piezas indígenas colección repatriada de Brooklyn. CRH

En los patios de las casas, lotes, fincas y zonas agrícolas hay tesoros enterrados, pedazos de historia costarricense que de vez en cuando salen a la luz. Algunos mueren en pedacitos, otros son vendidos al extranjero por altas sumas, muchos adornan las casas o se heredan entre familias y otros pocos vienen al acervo histórico nacional, pero muchos siguen siendo historia enterrada, tesoros desconocidos.

Tesoros desenterrados

“Recuerdo haber estado en cinco sitios diferentes en dónde había objetos indígenas, de gente que conozco desde pequeño por parientes, conocidos y demás, en prácticamente todas las casas de Costa Rica me imagino hay objetos precolombinos, pero por motivos de trabajo tengo varias experiencias personales” comentó el ingeniero forestal Luis Pineda.

Entre sus anécdotas, Pineda cuenta ver  un hallazgo en la zona de Los Chiles cuando un tractor estaba labrando la tierra en una plantación de frijol, la máquina produjo un sonido, parecía haber golpeado piedras,  al revisar encontraron  partes quebradas de un metate, incuso una patita completa.

También presenció hallazgos en Bajo La Paz de San Ramón y Esparza, uno de los más impresionantes en un proyecto de reforestación, en Sierpe de Palmar Sur,  Pineda presenció cómo hallaron dos esferas de piedra, cercanas a los 60 centímetros de diámetro mientras construían los drenajes con dragas.

“En otro cerro en Esparza, hay  un entierro indígena enorme, se ve que lo han escarbado toda la vida, se ven las tumbas, los sitios  de piedra, es un sitio totalmente saqueado. Me llevaron a sembrar árboles, pero el terreno era tan pedregoso que no era apto. Lo que sí me llamó la atención fue tener un sitio indígena tan grande, podía tener una media cancha de futbol de tamaño”, indicó Pineda.

Piezas indígenas colección repatriada de  Brooklyn. CRH

Piezas indígenas colección repatriada de Brooklyn. CRH

En los casos de este ingeniero, él siempre ha hecho el reporte respectivo al Museo Nacional, pero ¿A dónde van a dar los hallazgos que nunca se reportan?

“Sin buscarlos, haciendo una labor agrícola los encontramos ¿Cuántos casos de estos como estos no se denuncian? La gente podría decir: dos esferas, las echo al carro y me las llevo al jardín. En una actividad tan normal, simple labor agrícola pueden aparecer estas cosas que son historia de todos nosotros”.

Historia que se esfuma

Una vez que alguien encuentra objetos indígenas la historia se desentierra, pero mucha nunca llega a ser estudiada.

Marlin Calvo, del departamento de Protección al Patrimonio Nacional, contó que diversidad de objetos precolombinos han sido hallados en subastas en Alemania y Francia, casos recientes fueron en Bélgica y Brooklyn de donde se repatriaron;  e incluso se detuvo una pieza en suelo nacional que pretendía ser enviada a Francia.

Calvo comenta que en muchas de  estas situaciones  no se tiene noción de cómo llegaron los objetos a otros países y en su gran mayoría las embajadas han tenido un rol importante en la detección de los objetos indígenas. Sin embargo, aunque la pena por tráfico de este tipo de objetos sea entre tres y cinco años de prisión, apenas un aproximado del 30% terminan en condena.

“Gran cantidad de casas de habitación tienen recursos arqueológicos como adornos, porque me lo heredó mi abuelo o unos familiares lo trajeron de una zona. Hay localidades de la zona sur donde en prácticamente hay en todas las casas, en el caribe central también es muy típico”, puntualizó el  arqueólogo Jeffrey Peytrequín,

Él comentó que existe un problema  cuando se fetichizan los recursos arqueológicos y se toman por estética, es común  ver en los despachos  de profesionales vasijas adornando los libros, cuando son objetos que deberían ser estudiados, por su valor ya que no pertenecen al propietario del terreno sino a todos los costarricenses.

Piezas indígenas colección repatriada de  Brooklyn. CRH

Piezas indígenas colección repatriada de Brooklyn. CRH

No faltan también quienes encuentran objetos indígenas y los destruyen, les pasan el tractor por encima y “dicen aquí nadie vio nada”, porque temen que reportarlos a las autoridades implique una expropiación.

No obstante, Peytrequín puntualiza  que ese es  uno de los grandes mitos  sobre los objetos arqueológicos, una vez hallados el protocolo es llamar al Museo Nacional quienes deben inspeccionar el hallazgo. Según él, sólo una vez en la historia se ha expropiado a una persona por tener objetos indígenas y fue porque se halló al dueño infraganti mientras los destruía.

El arqueólogo hizo hincapié en que  al tomar los objetos de las zonas en que fueron hallados se pierden gran cantidad de datos importantes, ya que para el proceso científico no sólo  importa saber cómo es, sino porqué estaba allí y su funcionalidad y para ello importan circunstancias como la profundidad o su relación con otros objetos.

Objetos podrían resolver misterios históricos

¿Si alguien vendiera los tesoros egipcios usted los denunciaría? ¿Si saquearan las pirámides mexicanas?´¿Si los más valiosos tesoros de los incas fueran un “soporta” libros?

El arqueólogo Peytrequín dijo que prácticamente en todas las zonas del país existen piezas indígenas, son pocos los lugares en donde no hay. Esto implica que gran parte de la historia sigue enterrada y podría potencialmente perderse para siempre si las manos equivocadas la descubren.

“Tenemos muchas cosas por que trabajar, muchas preguntas sin respuesta, sin adecuada investigación, no sirve de nada que lo tenga en la casa, que lo venda, que lo trasiegue. Tenemos más preguntas que respuestas sobre nuestra historia, hemos avanzado mucho pero muchas aún pueden ser respondidas por un hallazgo fortuito”, dijo Peytrequin.

Para él mucha gente cree que los indígenas costarricenses eran pobres o poco desarrollados porque no tienen manifestaciones grandes como otros grupos indígenas. Es un círculo vicioso de falta de educación que genera falta de apego y respeto con nuestra identidad.

Escrito por Daniela Araya | daniela_av@hotmail.fr | Ver todas mis noticias

Paute en Crhoy.com | Los comentarios expresados en las columnas de opinión, en la opinión de los lectores y comentarios de terceros al final de las notas o en las páginas de redes sociales, son responsabilidad exclusiva de sus autores. crhoy.com no se responsabiliza por su contenido

Licencia  Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales. - G+ DF MF