Acuerdos quedan muy lejos de tapar o reducir déficit fiscal

Diálogo del gobierno dejó abierta la herida: ¿Cómo se financiará el 2021?

Luis Valverde [email protected] Noviembre 24, 2020  12:04 am

11242020

  • Propuestas de la mesa no evitan necesidad del país de acudir al FMI

(CRHoy.com) La cirugía aplicada por el gobierno y distintos sectores para tratar de curar el problema de las finanzas públicas no logró lo esperado. La hemorragia en el gasto seguirá sin freno y la herida para 2021 quedó abierta: la plata  encontrada ni siquiera se acerca a lo que el país necesita para atender el déficit.

Ni siquiera agrupando todos los acuerdos permanentes y de única vez en solo un año se alcanzaría para tapar el hueco fiscal del 2021, el cual según las proyecciones de las autoridades económicas será cercano al 8,8% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto deja sin tratar la presión que existe para que el país tenga que acudir al Fondo Monetario Internacional en busca de financiamiento, quiera o no, a juicio de analistas.

La mesa de diálogo estableció acuerdos para aplicar en los siguientes tres años con medidas temporales y permanentes.

Si se agrupan todas las medidas que otorgarían recursos al fisco – ya sea por nuevos ingresos o recortes- en 2021 se obtendría el equivalente a un 1,67% del PIB.  Solo el pago de intereses de la deuda estimados para el próximo año es tres y medio veces mayor a ese monto.

Dividido por año, este sería el impacto de los acuerdos, tomando en cuenta que ninguno se atrase y todos tengan éxito:

 

 

Rodrigo Chaves, exministro de Hacienda fue de los primeros que salió a cuestionar los alcances del acuerdo

“El Gobierno no tiene que sudar la camiseta ya que las medidas se las comerá la administración que viene, no hay corte estructural al gasto público ni aumentos de impuesto. Aunque nada se arregle, hay que celebrar el diálogo, más estudios y más plataformas de diálogo como un nuevo CES. Hay que construir el futuro sin estafárselo a la juventud para seguir la fiesta de gasto”, afirmó.

La ausencia de medidas estructurales por parte de la mesa de diálogo, la negativa del sector sindical y ciertos actores políticos a aplicar recortes más profundos (como a las pensiones de lujo, salario escolar y duplicidad de funciones) pone en aprietos al gobierno, de modo tal que no habrá salida para el gobierno. El próximo año tendrá que buscar el acuerdo con el FMI.

Esto es algo que según Julio Castilla, presidente de la Cámara de Comercio estaba sobreentendido a la hora de convocar a las mesas. Es decir, no se convocó al diálogo como alternativa al FMI sino para plantear una propuesta para llevar al FMI, según dijo, aún y cuando el gobierno le bajó el tono por completo a este tema y no ha querido salir a confirmar o descartar esta opción.

“Es decir, se daba por sentado que estas mesas eran para presentar una propuesta al FMI, sino vamos lo que estaríamos enviando es una señal peligrosa a los mercados externos, entonces es clave para el país firmar con el Fondo”, aseveró  Castilla.

A juicio del analista y presidente del Partido Liberal Progresista, Eli Feinzaing, quien también formó parte de las mesas de diálogo, la ayuda del FMI será necesaria.

Feinzaig aceptó que la alternativa que de momento tiene el gobierno son los préstamos externos que hacen fila en la Asamblea Legislativa y los que están pendientes de tramitarse con la Corporación Andina de Fomento (CAF), pero que tampoco son suficientes para atender las necesidades totales del próximo año y además se encuentran pendientes de un hilo, debido a la negativa de los diputados a avalar nuevos préstamos.

Ante ello, la alternativa para el gobierno sería acudir al mercado interno mediante la emisión de más bonos, pero esto puede llevar a aumentar la presión sobre las tasas de interés y encarecer los créditos. Además, debido a las abultadas necesidades de financiamiento se corre el riesgo de “saturar al mercado”.

Este 2020 el mercado interno mostró algunos signos de estrés sobre todo en la primera parte de la pandemia, cuando las colocaciones se dificultaros y fue necesario captar a corto plazo. El interés de los inversionistas privados prácticamente se secó con lo cual el peso del financiamiento del gobierno recayó sobre bancos y operadoras de pensión, principalmente.

Para 2021 se proyecta la primera de tres “torres” en vencimientos de deuda que hay que cumplir. Solo el próximo año habrá que pagar el equivalente a ₡1,2 billones en títulos que se vencen.

CRHoy consultó a Hacienda sobre cuál era el plan que tienen para hacer frente a las elevadas necesidades debido al gran déficit. También sobre la decisión respecto al FMI y si ya tiene fecha para presentar una propuesta, pero al momento de publicación de este artículo no habían respondido.



Haga clic para ver más noticias sobre: Economía.