El Rincón de la Vieja: siempre activo y de cuidado

Luego de la última erupción registrada a finales de enero del presente año, el volcán Rincón de la Vieja, ubicado en la cordillera de Guanacaste, retorna a la normalidad; sin embargo, los expertos del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de la Universidad Nacional (Ovsicori-UNA), lo catalogan de “activo y peligroso”, ya que por la inestabilidad de la pared norte, se podrían originar importantes lahares, los cuales podrían afectar los sectores agropecuarios, casas, calles y puentes, entre otros.

Geoffroy Avard, vulcanólogo del Ovsicori-UNA, indicó que la erupción registrada por el Rincón de la Vieja el pasado 30 de enero, fue sin duda la más grande ocurrida hasta el momento recientemente, pero en términos científicos tiene la capacidad de expulsar materiales del cráter y generar lahares, (flujos de lodo).

Avard agregó que no se observa un cambio drástico en la actividad del volcán, el cual se ha encontrado por años en un nivel siempre activo, con borbollones, erupciones freáticas y burbujas que al salir del lago explotan y cuando es grande suele caer alrededor del cráter, similar al burbujeo registrado en otras oportunidades en el volcán Poás. “Su actividad es normal, pero se encuentra activo y es muy peligroso”, dijo el experto.

Debido a la inestabilidad de la pared norte se podrían originar importantes lahares.

El vulcanólogo comentó que mediante el estudio del flujo de lodo se observó una mezcla de tonos de gris originados por el lahar y también producto del material extraído por la erupción; asimismo, se identificaron 3 familias de rocas. La primera corresponde al material arrancado y expulsado por el conducto debido a la explosión, el segundo fue un material inalterado que obedecería a una erupción freática que se mantenía sellada y la tercera familia sería un poco de material juvenil, es decir magma fresco de buena calidad, el cual salió de forma superficial.

Agregó que este tipo de erupciones, principalmente agua y un poco de rocas, resultan muy ricas en gas, por lo que las rocas y el agua caerán dentro o al lado del cráter, mientras que la parte gaseosa asciende por lo menos 1.000 metros sobre el cráter, cuyos vientos de dirigen hacia oeste al océano Pacífico.

Avard explicó que mediante el monitoreo emitido por la señal sísmica emitida de los equipos se percibe un incremento del tremor (tipo de terremoto característico de los volcanes, causado por el movimiento del magma), previo a la erupción del 30 de enero pasado, que mostró la presencia de acumulación de gases y movimiento de material. Una vez ocurrida la erupción, ese tremor varió de frecuencia.

El experto recordó que por ahora, el acceso al cráter del Rincón de la Vieja, se encuentra cerrado, sobre todo el acceso por la parte norte, donde se presentan los deslizamientos de coladas de lodo que se precipitan río abajo. Además, se ha notado que producto de la dirección de los vientos, es muy usual que se acumulen los gases dentro del parque nacional.

Haga clic para ver más noticias sobre: Entérese, UNA 2019.