Así era Simone, una de las víctimas del atentado en Niza

Agencia [email protected] Octubre 30, 2020  12:22 pm

10302020

(AFP)- “Era una mujer extraordinaria”. Simone Barreto Silva, una brasileña de 44 años y madre de tres hijos, que figura entre las tres víctimas del ataque yihadista del jueves en una iglesia en Niza, tenía siempre una sonrisa dibujada en el rostro, recuerdan sus vecinos y amigos.

“Simone era una mujer extraordinaria, siempre sonriente, hablaba bien a todo el mundo, venía a menudo a comer con su familia y su hermana, son buenas personas”, dijo a la AFP Angela Tavarès, dueña de un bar-restaurante de comida africana en la planta baja del edificio donde vivía la víctima.

Simone nació en Salvador, capital del estado Bahia, en la costa noreste de Brasil, pero llevaba viviendo en Francia desde hace muchos años. Madre soltera, vivía en Gambetta, un barrio popular de Niza, en el sureste de Francia, con sus tres hijos, dos de ellos de corta edad.

La ex bailarina de samba se detenía a menudo a tomar un café en este restaurante antes de recoger a sus hijos de la escuela. “El otro día, pusimos música y estuvimos bailando”, recuerda entre lágrimas la dueña del establecimiento.

Simone se encontraba en la basílica Notre-Dame de Niza el jueves cuando un tunecino de 21 años arremetió contra los fieles presentes, armado con un cuchillo.

“Ella estaba ahí rezando, entró ese tipo que detesta a los cristianos (…) y acuchilló a esa señora allá dentro”, lamentó el presidente Jair Bolsonaro en su conexión semanal por Facebook en el que calificó el ataque como un acto de “cristofobia”.

“Digan a mis hijos que los amo”

Gravemente herida, Simone logró huir y se refugió en un restaurante aledaño. Posiblemente fue ella quien, con este gesto de valentía, logró poner fin al drama antes de que hubiera más víctimas.

“Cruzó la calle, cubierta de sangre (…). Aún hablaba, decía que había alguien dentro (de la iglesia)”, contó a radio France Info Brahim Jelloule, dueño del establecimiento.

El hermano de Jelloule y empleado del restaurante intentaron entrar a la iglesia pero vieron al atacante armado con un cuchillo. Según Jelloule, Simone murió una hora y media después de ser herida.

“Digan a mis hijos que los amo”, logró decir antes de fallecer, según testimonios difundidos por la cadena BFMTV.

Simone trabajaba cuidando ancianos, pero su pasión era la cocina. “Hizo parte de nuestro proyecto ‘Estrellas y mujeres'”, cuenta a la AFP Nathalie Moya, que coordina dentro de la asociación “Forum Jorge François”, en Niza, el acompañamiento de mujeres que desean adquirir una formación en cocina.

“Obtuvo su diploma hace dos años y quería abrir su propio restaurante”, añade Moya, que describe a Simone como a una mujer “alegre”, “que siempre estaba abrazando a alguien”.

“Quería a todo el mundo. Si deseaban golpear un símbolo, el de la alegría de vivir, no podrían haber encontrado un mejor blanco”, resalta Moya.

Myriam Touil, una de sus amigas, entrevistada por BFM, la describió como a una mujer “valiente”, “generosa” y “creyente”.

“Llevaba todos los días domingos a los hijos a la iglesia. Era creyente, pero tolerante, quería a todo el mundo”, señaló.

El sacristán y una sexagenaria

Las otras dos víctimas del atentado en Niza son una mujer de 60 años que fue degollada por el atacante y el sacristán de la basílica, Vincent Loquès, que habría cumplido 55 años este viernes. Ambos murieron dentro del templo.

“Era un hombre bueno. Cuidaba de la iglesia para que siempre estuviera bonita y limpia”, dijo sobre Loquès, el cura de la parroquia, Franklin Parmentier. Loquès abría todos los días las puertas del templo a los fieles y los recibía siempre con una sonrisa.

Estaba casado en segundas nupcias y era padre de dos hijas ya grandes que tuvo con su primera esposa.

Por el momento se desconoce el nombre de la tercera víctima. Solo se sabe que era una mujer casada, de 60 años y madre de hijos ya grandes. Según una fuente próxima a la investigación acostumbraba a ir a rezar a la basílica de Notre-Dame.

El fiscal antiterrorista Jean-François Ricard dijo que su cuerpo fue encontrado a la entrada de la iglesia.

“Tenía un corte en la garganta muy profunda, casi una decapitación”, dijo el magistrado.



Haga clic para ver más noticias sobre: Atentado terrorista, mundo, Niza.