Auditoria Interna advirtió a Junta Directiva que monto era otro

En medio de crisis financiera por pandemia, BCR depositó ¢200 millones a Gerente por “ajuste salarial”

Erick Carvajal [email protected] Enero 14, 2021  7:52 am

01142021

  • Gerente General del BCR respondió a CRHoy.com que todo fue hecho bajo criterios legales pero que ya devolvió el dinero
  • Jerarca dijo que desde que asumió la Gerencia General no ha recibido aumento salarial alguno

(CRHOY.com).-  En medio de la peor crisis financiera en el país y que afecta a miles de costarricenses debido a la pandemia provocada por el COVID-19, el Banco de Costa Rica (BCR) hizo un ajuste salarial al gerente general, Douglas Soto Leitón, y le depositó ¢200 millones, sin embargo un estudio de la Auditoría Interna del banco advirtió que el monto era menor y la Junta Directiva solicitó al jerarca devolver el dinero.

CRHoy.com hizo una serie de consultas a Soto Leitón sobre dicha situación; sin embargo por medio de la Oficina de Prensa del banco ofreció una sola respuesta y no contestó puntualmente lo que este medio le preguntó.

CRHoy.com le cuestionó al Gerente del BCR lo siguiente:

  1. ¿Por qué recibió usted un ajuste salarial correspondiente a 200 millones de colones y bajo qué criterios se dio dicho aumento? ¿Quién o quiénes lo aprobaron? ¿Cuándo fue depositado?
  2. Dicho ajuste contraviene la orden dada por el presidente de la República, Carlos Alvarado, de que los salarios de los gerentes del Banco de Costa Rica y Banco Nacional deben equipararse con el del Banco Central de Costa Rica ¿Cuál fue el motivo para no cumplir con la orden dada por el presidente?
  3. ¿Un estudio de la Auditoría Interna del Banco de Costa Rica detectó el aumento de 200 millones de colones y le solicitó la devolución del mismo?
  4. ¿La Junta Directiva del Banco de Costa Rica avaló dicho estudio de la auditoría interna?
  5. ¿Ya devolvió usted el monto de 200 millones de colones que le fue depositado? Si no lo ha hecho, ¿cuáles son las razones por las cuales no lo ha devuelto?

Sin embargo, Soto Leitón envió por medio de la Oficina de Prensa del BCR un texto donde señaló que desde que asumió la Gerencia General no ha recibido aumento salarial alguno.

Soto fue nombrado de manera interina en el puesto en febrero del 2018, esto en medio de las investigaciones en esa entidad bancaria por el préstamo millonario otorgado al importador de cemento chino Juan Carlos Bolaños. Luego, en febrero del 2019, fue ratificado en el puesto.

El Gerente General del BCR dijo que el depósito en su cuenta personal de ¢200 millones, “se encuentra al día de hoy, absolutamente atendida con respeto irrestricto a nuestra legislación”.

“Mi designación como Gerente General de la institución se hizo ajustado desde su inicio a las normas vigentes y límites impuestos por el ordenamiento jurídico, por tal razón y siguiendo un principio de cautela, la Junta Directiva ajustó mi salario a la baja, hasta que la Procuraduría General de la República diera respuesta, como órgano técnico jurídico, a la consulta referente a mantener el salario de la interinidad previa al nombramiento definitivo. La respuesta del órgano técnico se recibe bajo Oficio C-361-2020 de fecha 09 de setiembre del 2020″, explicó.

Soto Leitón dijo que cuando recibieron la respuesta de la Procuraduría, “lo que legalmente se realizó fue considerar los reintegros que por ajustes de salario correspondían –habiendo tenido un nombramiento interino– para poner a derecho la situación. Con base en el cálculo se realizó el pago señalado en su consulta”, dijo.

El Gerente del BCR se limita a responder que la situación del pago en su cuenta de ¢200 millones fue “advertida” por la Auditoría Interna del banco, señalando que el “cálculo era otro”.

“Se procedió a atender su criterio y hacer la revisión respectiva como órgano superior de la administración, aplicándose la reversión respectiva, de acuerdo también a lo que dispuso la Junta Directiva una vez que fue puesta en su conocimiento la situación. Todo ello fundamentado en el criterio de la Procuraduría General de la República para que el ajuste acordado entre el período que va desde mi designación, hasta el día del acuerdo de Junta, estuviera en acatamiento irrestricto de lo dicho en este criterio”, comentó.

Con respecto a que si con dicho pago millonario se había incumplido la directriz Presidencial No. 011-2018 del 03 de mayo del 2018, indicó que “durante todo ese tiempo y gracias a los procedimientos instaurados, lo actuado se sujetó al salario fijado en dicha orden”.

“Este es el salario que se me mantuvo vigente una vez definido el tema jurídico por el órgano consultivo técnico jurídico dispuesto en la Ley N°.6815 de 27 de septiembre de 1982. De lo dicho hasta ahora, es claro que se acataron los lineamientos no solo legales, sino también de la Presidencia de la República, al punto de que al día de hoy insisto no existe perjuicio económico alguno para la institución. Se ha realizado el debido proceso para la devolución correspondiente”, comentó.

Auditoría advierte cálculo

CRHoy.com envió consultas puntales a Néstor Solís Bonilla, Presidente de la Junta Directiva del BCR, sin embargo, al igual que Soto Leitón no las contestó una por una, sino envió un texto por medio la Oficina de Prensa.

Este medio le cuestionó a Solís Bonilla lo siguiente:

  1. ¿Por qué se le realizó a Douglas Soto, Gerente General del Banco de Costa Rica, un ajuste salarial correspondiente a 200 millones de colones?
  2. ¿Bajo qué criterios jurídicos y de recursos humanos se dio dicho un ajuste salarial correspondiente a 200 millones de colones al Gerente General Douglas Soto?
  3. ¿Quién o quiénes lo aprobaron dicho ajuste salarial?
  4. ¿Cuál es la posición de la Junta Directiva del Banco de Costa Rica ante el ajuste salarial correspondiente a 200 millones de colones al Gerente General Douglas Soto?
  5. ¿Dicho ajuste contraviene la orden dada por el presidente de la República, Carlos Alvarado, de que los salarios de los gerentes del Banco de Costa Rica y Banco Nacional deben equipararse con el del Banco Central de Costa Rica?
  6. ¿Cuál fue el motivo para no cumplir con la orden dada por el presidente?
  7. ¿Un estudio de la Auditoría Interna del Banco de Costa Rica detectó el aumento de 200 millones de colones y le solicitó la devolución del mismo?
  8. ¿La Junta Directiva del Banco de Costa Rica avaló dicho estudio de la auditoría interna?
  9. ¿Ya el Gerente General, Douglas Soto, devolvió el monto de 200 millones de colones? Si no lo ha hecho, ¿cuáles son las razones por las cuales no lo ha devuelto?

El Presidente de la Junta Directiva indicó, al igual que lo hizo el Gerente General, que no se le ha realizado ningún aumento salarial.

Solís Bonilla explicó que la designación del Gerente General se hizo ajustado a las normas vigentes y límites impuestos por el ordenamiento jurídico, “por tal razón y siguiendo un principio de cautela, esta Junta Directiva realizó una consulta a la Procuraduría General de la República, sobre el salario que debía percibir”.

“La respuesta del órgano técnico es recibida según Oficio C-361-2020 de fecha 09 de setiembre del 2020. Una vez recibida la respuesta, lo que legalmente se realizó fue considerar los reintegros y el ajuste salarial que correspondían, para poner a derecho su salario Nuestra Junta Directiva ha sido consecuente con las directrices emanadas desde Casa Presidencial y el Gerente General ostenta el salario que le corresponde”, comentó.

Sobre el informe de la Auditoría Interna, se limitó a decir que “hizo una revisión puntual, advierte del cálculo. Por lo que se solicitó a la Administración atender lo señalado por la auditoria Interna, hacer la revisión respectiva, y aplicar la reversión correspondiente. Se ha realizado el debido proceso para la devolución correspondiente”.

¿Qué se consultó a la Procuraduría?

El Gerente General del BCR hace referencia en su respuesta a CRHoy.com a una consulta hecha a la Procuraduría General de la República y asegura que con base a eso obtuvieron un criterio jurídico que se utilizó para que le depositaran los ¢200 millones en su cuenta.

Según el Sistema Costarricense de Información Jurídica, la consulta la hizo Nestor Solís, en su carácter de Presidente de la Junta Directiva.

Solís Bonilla solicitó un criterio sobre lo siguiente:

  1. ¿Cómo aplicaría la teoría de los derechos adquiridos y las situaciones jurídicas consolidadas en todos aquellos casos donde una plaza sale a concurso antes de la entrada en vigor de la Ley No. 9635, pero al momento del nombramiento en propiedad ya estaba en vigencia la Ley? ¿Les resultan aplicables a los oferentes nombrados los topes salariales del artículo 44 de la Ley de Salarios de la Administración Pública?
  2. ¿A los funcionarios que ocupaban algún puesto de manera interina, antes de la entrada en vigor de la Ley No. 9635 y son nombrados en propiedad con posterioridad a dicha ley, les aplica la teoría de los derechos adquiridos y las situaciones jurídicas consolidadas con respecto a la remuneración percibida, a la luz de las directrices del Poder Ejecutivo, o les resultan aplicables los topes salariales del artículo 44 de la Ley de Salarios de la Administración Pública?

En su respuesta, Luis Guillermo Bonilla, Procurador Adjunto de la Función Pública, indicó que con base al artículo 56 de la Ley de Salarios de la Administración Pública vigente, y en especial del Transitorio XXV de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, “puede inferirse el denominado principio de ‘indemnidad salarial’, según el cual: el salario total de los servidores públicos que a la entrada en vigencia de esta última ley se encuentren activos en las instituciones contempladas dentro del ámbito de aplicación de su Título III (entre ellas los bancos comerciales del Estado, que son instituciones autónoma), no podrá ser disminuido y se les respetarán los derechos adquiridos que ostenten”.

Bonilla comentó que sólo los servidores públicos ya nombrados y que percibían determinada remuneración antes de la entrada en vigencia de la ley No. 9635, no verían afectado el monto de su retribución por el tope legalmente impuesto caso contrario a aquellos aquellos que hayan sido investidos válida y eficazmente, por primera vez, con posterioridad a la entrada en vigencia de la citada Ley.

“Antes del nombramiento y entrada de posesión en el cargo respectivo, que es lo que importa a los efectos del principio de ‘indemnidad salarial’, un oferente en un concurso por una vacante no ha generado a su favor situaciones consolidadas ni derechos adquiridos, y por tanto, no tiene derecho a invocar una supuesta inmutabilidad del ordenamiento jurídico, ni una supuesta infracción al principio de irretroactividad, a efecto de pretender que se le aplique un régimen jurídico derogado. En el caso de funcionarios nombrados suplentes o interinos en plaza vacante con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley No. 9635, y que posteriormente fueren nombrados titulares en el mismo puesto, es factible afirmar que no verían afectado el monto de su retribución por el tope legalmente impuesto, siempre y cuando no haya existido solución de continuidad o interrupción de la continuidad en dicho puesto por el plazo de un mes calendario -artículo 1, inciso n) del Decreto Ejecutivo No. 41564-“, informó la Procuraduría al BCR.

Además, le señalaron que le correspondía a la Administración determinar las particularidades de cada caso concreto, si a un movimiento de personal le es aplicable o no lo dispuesto en el Transitorio XXV de la ley n.° 9635.



Haga clic para ver más noticias sobre: Banco de Costa Rica, Douglas Soto, Procuraduría General de la República.