Víctimas de tragedia en río de Quepos

(VIDEO) Familias de turistas fallecidos recorren el mundo: “en Costa Rica el turismo es igual a muerte”

Pablo Rojas [email protected] Febrero 4, 2019  9:19 am

02042019

  • Ya visitaron ferias de turismo en Madrid y Nueva York para lanzar advertencias en 'stands' ticos
  • 4 jóvenes murieron el 20 de octubre anterior durante recorrido en rafting

Los familiares de los turistas fallecidos en la tragedia de “rafting” ocurrida el 20 de octubre del año pasado en Quepos están dispuestos a lo que sea con tal de denunciar la supuesta negligencia que comete el Estado costarricense al promoverse ante el mundo como uno de los mejores destinos turísticos.

Ese día las vidas de 4 turistas norteamericanos de origen hispano se apagaron para siempre en las embravecidas aguas del río Naranjo. Las víctimas fueron identificadas como Jorge Caso, Ernesto Sierra, Sergio Lorenzo y Andrés Dennis. Todos ellos, formaban parte de un grupo de 14 amigos que habían llegado a Costa Rica para celebrar la despedida de soltero de uno de los involucrados.

Las fuertes lluvias en las altas partes de la montaña provocaron una crecida en el río. Sin embargo, pese a esas condiciones, la empresa turística encargada del tour de rafting decidió salir al agua. El saldo no pudo ser peor: las lanchas volcaron y la tragedia se convirtió en un sello de muerte.

A casi 4 meses del suceso las familias de las víctimas asumieron una campaña muy fuerte contra las actividades de promoción del turismo de Costa Rica. Por ejemplo, en este año ya visitaron ferias internacionales en Madrid (España) y Nueva York (EE.UU.) con un mensaje claro de que “en Costa Rica el turismo es igual a muerte”.

Así lo expresaron los padres de Jorge Caso y Ernesto Sierra, quienes el domingo fueron protagonistas de un extenso reportaje elaborado por el programa ‘Aquí y Ahora’ de la cadena estadounidense Univisión.

Los allegados de los fallecidos visitaron las ferias con camisetas personalizadas con los rostros de las víctimas acompañadas por una serie de mensajes que califican al gobierno  costarricense de ‘irresponsable’. Además, insisten en que no existen regulaciones que mantengan a raya las licencias o las medidas de seguridad.

“Es algo muy difícil. Es algo que no se puede ni imaginar. Tengo que sacar las fuerzas, porque primero hay que hacer justicia y luego evitar que otros jóvenes vayan a Costa Rica a Morir (…) En Costa Rica hay una indolencia terrible, el ser humano no vale nada en Costa Rica, el ser humano les interesa como el turista que va a darles dinero (…) Vamos a desenmascararlos. No vamos a permitir que sigan promoviendo el turismo asesino y fraudulento que hacen por el mundo”, indicó Margarita Estrada, madre de Sierra.

Desde noviembre anterior, en entrevista con CRHoy.com, los familiares de las víctimas arremetieron contra el gobierno y contra el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) por una supuesta inaplicación de las medidas de seguridad para los turistas que realizan actividades de turismo de aventura.

“Tenemos que hacer justicia. No fue un accidente. Los accidentes ocurren en cualquier momento, esto fue algo que se pudo haber evitado”, manifestó Marilyn Rodríguez, la madre de Caso, quien precisamente estudiaba medicina en Costa Rica desde hace más de 2 años.

Entre las gestiones hechas por los dolientes está una visita al Departamento de Estado de EE.UU. con el objetivo de que endurecieran las advertencias para aquellos turistas que visitan el territorio tico con fines turísticos.

Investigación penal

Los sobrevivientes fueron entrevistados días después de los hechos por Fiscalía de Quepos y Parrita como parte de un anticipo jurisdiccional de prueba. Este mecanismo de investigación, por ejemplo, se utiliza para recabar testimonios en caso de que las víctimas abandonen el país.

De igual forma, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la fiscalía allanaron las oficinas de la empresa que realizaba el tour –Quepoa Expeditions- y la casa del administrador de la compañía.

De momento, la investigación penal por la tragedia del rafting en un río de Quepos tiene un nombre bajo la lupa. Se trata de un guía turístico de apellidos Pessoa Calvo, quien dirigía una de las balsas en la que viajaban los turistas involucrados en la tragedia.

Según el relato de socorristas y vecinos de la zona, el caudal del río estaba crecido pese a que en el preciso instante de la salida del recorrido no llovía.

Luego de que se dio la alerta del vuelco de las balsas, muchos guías de rafting llegaron al lugar para ayudar a las autoridades que estaban a cargo del rescate.