Este artículo expresa la opinión de la(s) persona(s) que lo firman. Los artículos de opinión no necesariamente reflejan la perspectiva editorial de CRHoy.com
Si quiere publicar un artículo de opinión para conocer los requisitos

Debe enviar el texto al correo [email protected] en archivo de Word, no más de 700 palabras
Adjunte su fotografía en archivo JPG y copia de su cédula de identidad

Laura Navarrete

/ por Academia de Centroamérica

Opinión: El manejo de las relaciones de trabajo a la luz del coronavirus

Marzo 19, 2020 4:46 am

Opinión: El manejo de las relaciones de trabajo a la luz del coronavirus

Los artículos 147 y 148 de Ley General de Salud definen que toda persona está obligada a cumplir con las disposiciones destinadas a prevenir la aparición y propagación de enfermedades trasmisibles, específicamente toda medida impuesta por el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Con base en los artículos 155 y 156 de dicha ley, en caso de que un trabajador posea síntomas del COVID 19 y se presente a trabajar, los patronos deben velar porque este acuda al centro médico de adscripción para que pueda ser valorado. Es decir, resulta prohibido que personas afectadas por enfermedades trasmisibles incluidas en la lista que establezca la autoridad de salud, acudan a establecimientos de trabajo durante el período de transmisibilidad, por lo que es una obligación no solo del patrono sino de los trabajadores proteger la salud de las personas que le rodean. Para estos efectos, el patrono está en la obligación de permitir el retorno del trabajador siempre que una autoridad de salud lo permita.

A pesar de lo expuesto, existe un vacío legal para aquellos casos en que el trabajador no presente síntomas, pero tenga sospecha de haberse expuesto al contagio. Si el trabajador NO es incapacitado, la relación de trabajo no se suspende y, por lo tanto, el patrono mantiene la obligación de cancelarle su salario.

Según comunicado del Gobierno, en el transcurso de esta semana, se emitirán los respectivos lineamientos para regular las debidas incapacidades en el caso de aislamientos, ya sean casos sospechosos o confirmados. De esta manera, se espera solventar ese vacío para que las empresas no tengan que incurrir en gastos por aquellos trabajadores que no están ni incapacitados para trabajar, ni estén prestando sus servicios.

Ante este escenario, las partes pueden acordar que el empleado continúe con sus labores de forma remota en virtud de la aplicación de la Ley para Regular el Teletrabajo, Ley 9738, o bien, suspenderle con goce de salario como medida preventiva. Es factible que los roles de teletrabajo varíen para asegurar que el número de personas que laboren de forma presencial no exceda cierto número y, de esta manera, controlar la conglomeración de personas en el lugar de trabajo. Asimismo, es factible establecer horarios alternos de trabajo (sin que se modifique la jornada), para evitar que los trabajadores que utilizan el transporte público, no lo hagan en horas “pico”.

Se recomienda limitar los viajes de negocios al exterior y las reuniones presenciales, en la medida en la que esto resulte viable.

En todo caso, los patronos están obligados a acatar las medidas que establezca las autoridades de salud. En este sentido, el pasado 27 de enero el Ministerio de Salud emitió los Lineamientos Generales para Propietarios y Administradores de Centros de Trabajo por Coronavirus, donde se establece concretamente que es responsabilidad del patrono:

Facilitar al personal del centro de trabajo el acceso a los servicios de salud si presenta síntomas sospechosos de Coronavirus.

Identificar e indicarles a los miembros del personal y a los proveedores que presenten síntomas de “gripe” o “resfrío” que no se presenten a laborar hasta que se recuperen o que consulten, a la sede del EBAIS más cercano.

Si las personas que están “resfriadas” refieren que han estado en contacto con personas que fueron diagnosticadas como casos sospechosos, probables o confirmados de Coronavirus, o que en los 14 días previos visitaron áreas de riesgo de transmisión de este virus, se les debe indicar que acudan al centro médico o EBAIS más cercano para hacerse la valoración médica respectiva.

Deben reportar al Área Rectora de Salud más cercana, durante el tiempo que se mantenga la alerta sanitaria, la siguiente información: personal del centro de trabajo, identificado que presenten uno o más de los síntomas de la enfermedad y que además hayan visitado áreas de riesgo de transmisión de la enfermedad o que hayan estado en contacto con casos confirmados o sospechosos de Coronavirus.

En este sentido, el patrono está en la obligación de proteger al resto de trabajadores, de modo que, si tiene motivos objetivos para presumir que alguna persona pueda ser portadora de esta enfermedad o haber tenido contacto con personas enfermas, deberá solicitar que se valore y proceder conforme dispongan las autoridades de salud.

Conforme al artículo 71 inciso h) del Código de Trabajo, los trabajadores están obligados a acatar las medidas preventivas que establezca el patrono y las autoridades de salud. De no hacerlo, podrían ser amonestados. Incluso el artículo 81 inciso h) faculta al patrono dar por rota la relación laboral sin responsabilidad patronal de determinarse que el trabajador se niegue de manera manifiesta y reiterada a adoptar las medidas preventivas o a seguir los procedimientos para evitar enfermedades.

Laura Navarrete
Gerente del Área de Derecho Laboral de EY Law

[email protected]

Comentarios

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}