Este artículo expresa la opinión de la(s) persona(s) que lo firman. Los artículos de opinión no necesariamente reflejan la perspectiva editorial de CRHoy.com
Si quiere publicar un artículo de opinión para conocer los requisitos

Debe enviar el texto al correo [email protected] en archivo de Word, no más de 700 palabras
Adjunte su fotografía en archivo JPG y copia de su cédula de identidad

Miguel Carabaguíaz

/ por Academia de Centroamérica

Opinión: El transporte público necesario para mejorar el medio ambiente

Diciembre 21, 2016 4:33 am

Opinión:  El transporte público necesario para mejorar el medio ambiente

La movilidad de las personas ya sea en transporte público o privado, dentro de los núcleos urbanos está adquiriendo un protagonismo creciente.

El mundo en que vivimos es cada vez más urbano. Podemos decir que actualmente más del 50% de la población mundial vive en ciudades.

Según la UE el 80% de las personas vive en zonas urbanas.


Esta presión demográfica provoca gran intensidad y frecuencia de desplazamientos en los sectores urbanos que agravan los efectos de movilización y de contaminación. Para darnos cuenta de la problemática los núcleos urbanos solo suponen el porcentaje más pequeño del territorio y consumen mayor porcentaje de energía asi como una mayor
emisión de gases de efecto invernadero. También hay que recordar que es en las zonas urbanas donde se concentra la mayor producción y consumo (En la UE el 85 % del PIB se genera en sus ciudades).

Las emisiones relacionadas con el transporte por carretera son el principal problema ambiental de este sector y el más perceptible. Esto se debe al gran incremento de vehículos que transitan en las ciudades.

A pesar de estas mejoras en casi la totalidad de los vehículos estos siguen presentando motores de combustión y por tanto continúan contaminando, pues  producen fundamentalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre entre otros, además del dióxido de carbono (CO2) que favorece el cambio climático.

En Costa Rica Mónica Araya especialista en cambio climático en un artículo para la revista Decisiones dice: “el 32% de los viajes en el GAM es mediante transporte privado, el cual genera el 65% de las emisiones CO2, mientras que un 64% de los viajes en el GAM son en autobuses públicos que generan un 28% de las emisiones de CO2”. Esta situación lo que nos indica es que de no realizarse cambios importantes en el modelo de transporte, el uso de combustible aumentará, con las consecuencias no solo ambientales sino también económicas y de salud.

La contaminación del aire viene seguida por el ruido producido por el tráfico, este ruido puede tener efectos perjudiciales en la salud. Estos pueden ser tanto físicos (disminución de la audición, aumento de la presión arterial, etc.) como psicológicos (depresión, fatiga, etc.). A más vehículos mayor ruido, por tanto, la mejor opción para
reducir la afección acústica es desplazarse por medios no motorizados o por transporte público. Gracias a las limitaciones impuestas el ruido emitido por estos modos de transporte se ha reducido considerablemente, aunque el aumento de los automóviles ha minimizado estos
logros.

Existe otro gran impacto derivado del tráfico son los accidentes. A pesar de ser un impacto más social que ambiental, las consecuencias son dramáticas. La cantidad de accidentes varía en relación al medio de transporte, por Ej: los medios con una vía exclusiva (tren o metro) presentan una cantidad de accidentes más baja que los medios de vías compartidas (autobuses, automóviles, motocicletas, peatones y ciclistas). Dentro de la plataforma compartida los autobuses constituyen los medios menos peligrosos (en contraposición a las motos). En el caso de los automóviles es en los espacios urbanos donde son más probables los accidentes, esto se debe a una cuestión de cantidad y a más desplazamientos que en otras carreteras. Según datos
de la UE, “dos de cada tres accidentes de tráfico y una de cada tres víctimas se producen en zonas urbanas”. Ahora bien la gravedad de los accidentes en las vías urbanas es inferior en relación al número de accidentes, esto se debe a una velocidad media inferior a la de otras carreteras.

Para los inicios de la próxima década los accidentes se convertirán en la tercera causa de muerta según la OMS.

Todas estas situaciones relacionadas con la salud  tienen un costo económico para el Estado y para toda la sociedad. El costo que por accidentes y los resultados posteriores que deben de asumir las diferentes instituciones del estado (Transito, Cruz Roja, INS, CCSS,Judicial) se traducen en millones de dólares.

En nuestro país la falta de visión ha permitido un desarrollo inmobiliario descontrolado y falto de planificación, el cual impacta nuestras carreteras cantonales angostas de por sí.  Todos los días miles de personas se trasladan desde el sector de residencia rumbo al lugar de trabajo, con lo que en el horario denominado pico se generan grandes atascos, esto además produce un enorme consume de combustible como también una afectación en la calidad de vida (Ej: desde Turrialba se traslada gente hasta Heredia o el Coyol para trabajar). Para lograr un desarrollo sostenible en las ciudades es primordial la gestión adecuada del tránsito, medios de transporte y vías de circulación para realmente mejorar la calidad de vida y cuidar el medio ambiente. Creo necesario que tanto el Estado, municipios y desarrolladores deberían conversar para buscar una estrategia de desarrollo y de motivación en las inversiones.

Algunas razones para la utilización del transporte público

Urbanística: El crecimiento incontrolado de las ciudades provoca que los ciudadanos habiten en barrios periféricos de menor densidad de población, lo que hace que los desplazamientos, efectuados principalmente en carro, sean más largos y frecuentes, además de más costosos.

Motorización excesiva: El aumento generalizado del parque automovilístico provoca una congestión de la circulación, produciendo millones en pérdidas debido a:

Horas productivas perdidas.

Abastecimiento difícil, más costoso y con retrasos para el comercio.

Alta contaminación por los vehículos privados en circulación lenta o parados con el motor encendido.
Degradación generalizada de la calidad de vida de los ciudadanos que viven en las calles atascadas.
Igualmente el tiempo perdido entre tantas presas por los viajeros es de un valor económico muy alto.

Espacio Urbano:

Un carro está estacionado el 95% del tiempo y ocupa un sitio promedio casi como la oficina donde trabaja su conductor. En el recorrido casa-trabajo los vehículos privados consumen entre 20 y 50 veces más espacio que el transporte público. En Costa Rica se estima un promedio de 1,5 personas por automóvil.

Energéticas Medioambientales: La contaminación resulta cara, representa entre un 1% al 2% del PIB en los países desarrollados. El vehículo privado consume 3 veces más energía y produce 3 veces más emisiones de gas de efecto invernadero que el transporte público.
Seguridad Vial: Los transportes públicos respetan mucho más la vida de los ciudadanos que el vehículo privado.

Acceso para todos: No todo el mundo tiene un carro a su disposición; los escolares, los adultos mayores, los que no tienen permiso de conducir, al igual que las personas de renta baja, necesitan el transporte público para desplazarse. En los países desarrollados el 25% de los hogares no tiene carro y más del 50% de las personas no tiene un vehículo a su disposición.

En Costa Rica la gran mayoría de las personas se mueven en transporte público, pero lamentablemente los Gobiernos no han tomado una decisión seria y definitiva para procurar favorecer esta forma de transporte sobre la privada.

Inicio impostergable de un transporte público amigable con el ambiente.

El país debería iniciar a la brevedad la construcción y puesta en funcionamiento de un sistema ferroviario, basado en consumo de energía eléctrica, a doble vía. Un sistema que permita en primera etapa la conexión entre las 4 cabeceras de provincias, más de 13 cantones, cerca de 51 distritos, con influencia en una población de más de 1.5millones de habitantes y capacidad de traslado de más de 160 mil personas diarias.

Lo anterior permitiría que cerca de un 25% de las personas que utilicen el tren dejaran sus carros, ayudando a reducir la congestión vehicular como también el consumo de combustible. Este sistema deberá
ir creciendo y extendiéndose a otros lugares en nuevas etapas.

Este primer paso de puesta en funcionamiento de un tren ligero deberá ser luego seguido por el cambio de autobuses por vehículos de transporte más amigables con el medio ambiente, como lo son los híbridos, que van ganando mercado en el mundo. Además de una buena planificación urbana, para evitar problemas de tráfico: Alentar y promover transportes públicos ecológicos es muy importante para poder mejorar la calidad del aire y disminuir la contaminación.

Miguel Carabaguíaz Murillo.
Ex. Presidente Ejecutivo de INCOFER
Ex. Vice Ministro de MEIC

[email protected]

Comentarios

@

{{comentario[0] || 'Anónimo'}} {{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}