INVESTIGACIÓN INICIÓ EN EL 2015 Y CONTINÚA

Bromacil, agroquímico prohibido en el país, fue hallado en agua potable de la Zona Norte

Manuel Sancho [email protected] Junio 14, 2018  6:40 pm

06142018

  • Autoridades no han alertado a comunidades

Las aguas superficiales de la Zona Norte, en sitios donde se concentran los cultivos de piña, muestran una presencia frecuente de ciertos plaguicidas como bromacil, ametrina y diuron. El uso del primero es prohibido en Costa Rica.

En el caso de aguas subterráneas el plaguicida más frecuentemente detectado fue el bromacil. Fue el único caso que presentó, dentro de más de 120 productos evaluados, un valor mayor al permitido en el Reglamento de Calidad de Agua Potable.

Así lo reveló una investigación de la Universidad de Costa Rica (UCR) presentada esta tarde. El estudio analizó las aguas subterráneas y superficiales de la Zona Norte del país. Concretamente indagó la presencia de agro químicos en 10 pozos y nacientes (subterráneas) y 22 ríos y quebradas (superficiales) de Pital, Venecia, Agua Zarcas y otras comunidades con producción de piña. Además se evaluaron frutas y sedimentos.

Esas aguas subterráneas con presencia de bromacil se consideran potables y fueron analizadas previo al tratamiento, es decir antes de que fuera consumida por los humanos. El investigador Greivin Pérez aseguró que en el primer año (2015) la UCR informó de los resultados a las autoridades, pero estos no fueron alertados a los habitantes.

En este país importar bromacil está prohibido por el Decreto Ejecutivo 9945, publicado en La Gaceta el 5 de junio de 2017. Pérez dijo que no hubo una medición, luego de la prohibición, que mostrara este agroquímico.

Al analizar la piña los investigadores encontraron que la presencia de plaguicidas no superó los niveles máximos permitidos. Este estudio fue realizado por el convenio entre el Centro de Investigación en Contaminación Ambiental (CICA) de la UCR y el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Las muestras se tomaron en 3 periodos durante el año:

  • entre febrero y marzo para le época seca
  • junio-julio para la transición
  • setiembre-octubre en la lluviosa

Autoridades callan

La UCR avisó al SFE de los resultados desde hace más de un año. Sin embargo el Gobierno no alertó a los habitantes de la Zona Norte ni se refirieron a una investigación que inició hace más de 3 años ni se tomaron decisiones. Hoy en un comunicado de prensa, el Servicio Fitosanitario únicamente destacó que invirtió ¢247 millones para realizar la investigación.

“Este proyecto tiene una duración de 4 años y finaliza este año. Durante estos años se ha trabajado en encuestas, caracterización de la población, campañas informativas sobre BPA en medios de comunicación colectiva regionales, charlas educativas en temas como uso correcto de plaguicidas, calibración de equipo, agricultura de precisión, alternativas al uso de bromacil (prohibido en mayo del 2017), costos de producción, manejo de rastrojos, regeneración del suelo, agro-climatología, entre otros”, dijo escuetamente el Servicio.

La UCR aseguró que desde el primer año, 2015, se mencionó que debían tomarse decisiones y planificar las comunicaciones necesarias conforme se fueran conociendo los resultados.

El diputado del Frente Amplio, José María Villalta, presentó una moción ante la Comisión de Ambiente para abrir una investigación sobre la contaminación.“No sé qué es más grave, que se confirme la presencia de agrovenenos en el agua de estas comunidades o que instituciones públicas como el MAG y el Ministerio de Salud escondan esta información mientras hay personas tomando agua contaminada. Además de la audiencia vamos a investigar ambos ministerios por no tomar acciones contundentes e inmediatas para proteger la salud de las personas habitantes de las zonas afectadas”,

 

Sin contaminación en aguas superficiales

En menores volúmenes se detectó la presencia de metalixil y carbendazim. Pérez explicó que en los 22 puntos, la muestra es una fotografía del residuo de un plaguicida en un momento. Se captaron 9 “fotografías”.

Con respecto a parámetros microbiológicos se detectaron coliformes en condiciones variables y dependiendo de las condiciones en el año según la época seca o lluviosa.

La mayoría de puntos de aguas superficiales mostraron valores de “sin contaminación” o “contaminación incipiente”. Pero en el 2016 y 2017 en la quebrada El Suspiro se encontró “contaminación moderada”. Es decir se mantuvo y repitió el nivel. Para calificar los datos los científicos se basaron en el Reglamento para la Evaluación y Clasificación de la Calidad de Cuerpos de Agua Superficiales 33903.

Laura Brenes, coordinadora de la investigación, señaló que se busca generar una “línea base” para buenas prácticas agrícolas en la zona. Se ha realizado desde el 2015 a la fecha. Los investigadores señalaron que a partir de esta línea base se pueden generar nuevos análisis.

“No podemos dar los resultados con una o dos veces que vayamos a hacer un monitoreo”, justificó Brenes, al señalar que primero se debe generar un proceso y tendencias. El vicerrector de Investigación de la UCR, Fernando García, afirmó que primero se debía confirmar resultados antes de divulgar masivamente la información.

En el 2015 el Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas de la Universidad Nacional (IRET) reveló que en el país se usan en promedio 18,2 kilogramos de plaguicidas por hectárea de cultivo agrícola. Costa Rica es el primer lugar mundial, seguido por China, con 17 kilos. La cifra es muy superior a la de otros países como Estados Unidos, donde se usan alrededor de 2,5 kilos por hectárea.

El Centro Nacional de Alta Tecnología (Cenat-Conare) y otros entes en conjunto con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señalaron que del 2000 al 2015 la industria piñera deforestó un equivalente a 5.566 hectáreas de bosque.

Además el Sistema Nacional Información Territorial (SNIT) mostró que en el 2016, las empresas piñeras instalaron 1.112 hectáreas de monocultivo dentro de ASP como Barra del Colorado. Declarar una moratoria a la actividad piñera fue una promesa de Luis Guillermo Solís, pero el pasado Ministro de Ambiente descartó que sirva.

Recientemente hubo una matanza de peces en Batán de Limón en cuerpos de agua donde ya se ha demostrado la contaminación por agroquímicos.



Haga clic para ver más noticias sobre: Ambiente, cultivo de piña, MAG, Servicio Fitosanitario del Estado, UCR, Zona Norte.