Aforo del 50% deja pérdidas del 21% a restaurantes, calcula especialista

Luis Valverde [email protected] Agosto 5, 2020  5:56 am

08052020

(CRHoy.com) Las medidas que ha implementado el gobierno de que los restaurantes y establecimientos de comidas puedan abrir con un aforo máximo del 50%, no necesariamente significaría la salvación de esos locales, sino que más bien podrían dejarles pérdidas cercanas al 21%.

Un análisis financiero realizado por la firma de especialistas Vargas Vargas & Asociados calculó que ese sería el monto aproximado de pérdidas que enfrentaría un local.

Para el análisis se tomó como base un restaurante con un consumo promedio de ₡ 5.000 por persona sin impuestos y con un promedio de 100 sillas y con un margen de ganancia de un 19% antes de la pandemia.

“Si se considera que ese restaurante mantiene un aforo del 50% y manteniendo el mismo nivel de gastos fijos, el restaurante muestra una pérdida del 21%, algo que evidentemente ningún empresario podría asumir”, explicó Guillermo Vargas Siles, especialista en finanzas y administración, y socio director de la empresa.

De acuerdo con el experto las medidas económicas lejos de ayudar más bien están erosionando las finanzas de este tipo de negocios al punto que el daño se está volviendo irreversible.

Afirmó que no hay correlación entre las medidas sanitarias y las medidas de económicas adoptadas por el gobierno, no se ha logrado flexibilidad en las jornadas para que las empresas puedan contratar y pagar las cargas sociales por los días efectivamente laborados, las municipalidades mantienen sus cobros de impuestos, los servicios públicos siguen manteniendo sus tarifas y así muchos de los gastos que los restaurantes deben mantener para lograr seguir operando.

Según el analista, para lograr apenas un punto de equilibrio serían necesarias varias medidas:

  • Mantener un aforo del 50% para los 18 días donde el gobierno tiene una mayor apertura.
  • El periodo de cierre total se cambie a un cierre parcial donde se mantenga un aforo del 30% máximo y los servicios exprés.
  • Una reducción a las retribuciones laborales, pagando los salarios y cargas sociales por el tiempo efectivamente laborado.
  • Una reducción los porcentajes de las cargas sociales y de los impuestos municipales.
  • Una reducción de los servicios públicos.

“Es conveniente que el gobierno realice una revisión con las cámaras empresariales de los mínimos necesarios para lograr un baile y un martillo balanceado desde el punto de vista económico para poder salir de esta crisis”, señaló Vargas.

No obstante, el problema es que ese diálogo no ha existido, según denuncian en el sector comercial.

Julio Castilla, presidente de la Cámara de Comercio, denunció este martes que los comerciantes no han sido tomados en cuenta y que ni siquiera el equipo económico es escuchado para tomar las decisiones de apertura y cierre.



Haga clic para ver más noticias sobre: Economía.