Familia mató a 30 personas para vengar la muerte de una de sus miembros

Imagen con fines ilustrativos

(AFP)- La familia de un traficante de migrantes asesinado vengó su muerte matando a 30 migrantes e hiriendo a 11, en la ciudad de Mizdah, al sur de Trípoli, anunció el ministerio de Interior del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA).

Según un comunicado del ministerio, el “coyote”, de unos 30 años, había sido asesinado por “migrantes irregulares” por razones desconocidas.

Para vengarse, miembros de su familia mataron a 26 migrantes oriundos de Bangladés y a cuatro de origen africano.

Otros once migrantes, cuyas nacionalidades no fueron precisadas, resultaron heridos e ingresaron en el hospital de Zentan, a 170 km al suroeste de Trípoli, según el comunicado del GNA, basado en Trípoli.

El ministerio prometió que los autores de la masacre serán llevados ante la justicia.

El caos que siguió al derrocamiento del régimen de Muamar Gadafi en 2011 hizo que Libia se convirtiera en un punto de paso muy utilizado por los migrantes oriundos de África del Este, del Sahel y de Asia que quieren llegar en Europa.

Varios miles de ellos están bloqueados en ese país, en unas condiciones lamentables. Su situación se ha vuelto todavía más crítica desde que a principios de abril estallara un nuevo conflicto armado al sur de la capital.



Haga clic para ver más noticias sobre: mundo.