COSTARRICENSE NARRA SU EXPERIENCIA

Tica en Beirut: “Mae, yo vengo de Costa Rica y los terremotos no son así”

  • EXPLOSIÓN OCURRIÓ EL MARTES 3 DE AGOSTO POR MANEJO SIN SEGURIDAD DE NITRATO DE AMONIO


(CRHoy.com). -Andrea Aguilar es una costarricenses que vive en Beirut, capital de Líbano, y vivió de cerca la explosión ocurrida el martes anterior en el puerto de la ciudad. Leía en una cafetería cercana a su casa cuando el suelo comenzó “literalmente a rebotar”. Segundos después, “estallaron las ventanas y puertas” de la cafetería.

“Me metí debajo de una mesa con dos muchachas. Ellas me decían: “¡Fue un terremoto! ¡Fue un terremoto!” Y yo: “¡Mae, yo vengo de Costa Rica y los terremotos no son así!” Luego hubo un humo rojo que comenzó a extenderse sobre Beirute”, narró en su cuenta en Facebook.

En efecto, no era un terremoto. A pocos kilómetros habían explotado 2.500 toneladas de nitrato de amonio almacenadas sin las medidas de seguridad correspondientes. Se calcula que hasta ahora la cifra de muertos asciende a los 150, aunque podría aumentar por la cantidad de desaparecidos.

En su casa, narra Aguilar en Facebook, los daños no fueron mayores. Además, tuvo agua y electricidad posterior a la explosión.

“Sé que esta ciudad que amo, que es mi hogar ahora, tiene una destrucción inmensa. Y después del miedo viene el dolor. Y la confusión, porque aún no sabemos exactamente qué pasó”, escribió en su cuenta en Facebook.

Según la cadena de noticias BBC la zona del puerto era una de las más habitadas y empobrecidas de la ciudad. Unas 300 mil personas habrían quedado sin hogar debido a las dimensiones de la explosión. 

La agencia de noticias AFP informó que hasta este viernes 7 de agosto hay 21 personas detenidas por la explosión, entre ellas funcionarios de aduanas y puertos. El primer ministro libanés, Hassan Diabn, dijo que el material explosivo estaba almacenado hace seis años “sin medidas de precaución”.

Por otro lado, el líder del movimiento libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, negó “categóricamente” que su organización tuviera un “almacén de armas” en el puerto en el que ocurrió la explosión.

Población civil toma el liderazgo

Una nube roja comenzó a cubrir la ciudad luego de la explosión, narra la costarricense (FB. Andrea Aguilar Calderón).

CRHoy.com conversó con Andrea Aguilar, quien cuenta la difícil situación que se vive desde el martes. El Gobierno está casi ausente y es la población la que toma el liderazgo para recuperar lo que queda entre los escombros.

También narró la costarricense que durante las últimas horas han visto la llegada de voluntarios desde otros países, como Francia. De hecho, cuenta que fue hasta que llegaron bomberos de este país que se acordonaron los edificios cercanos al puerto, que evidentemente tienen un riesgo de colapsar.

“Hay muy poca presencia de ayuda del Gobierno, eso es muy importante recalcarlo. Se ven soldados, pero prácticamente lo que hacen es observar (…) La mayoría de las iniciativas para recuperar lo que se puede de Beirute son de la población civil y está creciendo mucho el descontento, que ya venía creciendo”, dijo Aguilar vía WhatsApp.

El 2019 no fue un buen año para Líbano y para octubre atravesaba una de las crisis más agudas de los últimos años. La pobreza, falta de acceso a servicios básicos (luz y agua) y el desempleo azotaban esta región con poco más de seis millones de habitantes. 

Pero huelgas de trabajadores convocadas por sindicatos y la poca capacidad de los bomberos para apagar los incendios forestales llevaron a miles a las calles a manifestarse contra el Gobierno. El primer ministro de aquel entonces dimitió y el nuevo admitió que Líbano no podría cumplir con sus compromisos de deuda externa por primera vez en su historia, según BBC.

“Si hay un país en este planeta cuyo cuyo Gobierno es capaz de volar su propia capital en pedazos es el libanés, porque son corruptos e incompetentes”, dijo la costarricense a CRHoy.com.

Para expertos en política internacional, Líbano no experimentaba una crisis tan aguda desde la guerra civil que se extendió de 1975 a 1990. 






En Vivo