Expresidente de la Corte Suprema de Justicia

Esta es la millonaria pensión con la que se retira el expresidente de la Corte, Carlos Chinchilla

Pablo Rojas [email protected] Agosto 6, 2018  12:18 pm

08062018

  • Monto bruto mensual es de ₡8.7 millones, pero sufre deducciones
  • Jerarca se jubiló en medio de cuestionamientos por 'cementazo'

Con 55 años y 30 como funcionario judicial, Carlos Chinchilla Sandí, expresidente de la Corte Suprema de Justicia se pensiona con  8.7 millones, pero recibirá poco más de 4 millones netos al mes por el concepto de jubilación.

El exjerarca judicial se acogió a su jubilación a partir del 16 de julio anterior en medio de cuestionamientos por su papel en la desestimación de un expediente penal ligado al ‘cementazo’.

El 26 de julio, el Consejo Superior del Poder Judicial aprobó los cálculos jubilatorios hechos por el Departamento de Gestión Humana. Chinchilla tendrá una jubilación bruta de 8.7 millones, sin embargo el monto se reduce casi a la mitad en virtud de las deducciones estipuladas en el nuevo régimen de jubilaciones del Poder Judicial.

¿Cuáles son los rubros que provocan la deducción? Entre ellos destacan: deducciones de ley (13.5% destinados al Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Poder Judicial), luego el 5% dirigido al Régimen de Enfermedad y Maternidad; además de un 17% del impuesto de la renta y la contribución solidaria y redistributiva (cercana al 50% sobre el exceso del tope de ₡4.7 millones).

Antes de dejar su cargo como magistrado y presidente de la Corte Suprema de Justicia, Chinchilla recibía un salario mensual superior a los ₡9.3 millones.

Cabe destacar que el exfuncionario solicitó los cálculos jubilatorios desde el 14 de febrero de este año. Es decir, en pleno escándalo por la crisis judicial.

Gestión polémica

Chinchilla Sandí asumió el cargo el 22 de mayo del 2017. Obtuvo 17 votos de 22 posibles y se impuso ante Luis Guillermo Rivas, presidente de la Sala Primera, quien fue su contendiente.

Previo a eso, entre 2007 y mayo de 2017, fungió como magistrado de la Sala Tercera; el tribunal a donde llegan en última instancia las causas penales. Para bien o para mal, esta Sala es la encargada de desestimar o condenar…

La gestión de Chinchilla como jerarca empezó cuesta arriba. Rápidamente tuvo que lidiar con una huelga judicial que se extendió durante 13 días y que puso en jaque la realización de autopsias en la morgue. Esto se ganó el repudio de la gente, el descontento popular y empañó la imagen de la institución.

La huelga estuvo motivada por el descontento de los gremios ante las reformas a los regímenes de pensiones.

Cuando apenas salía de las consecuencias de esa huelga, le estalló en la cara el escándalo del “cementazo”.

Le estalló porque su nombre es protagonista fundamental en la trama. Cuando aún era magistrado de la Sala Tercera, en febrero de 2017, Chinchilla fue el instructor de la desestimación del polémico expediente donde se investigaban presuntos favorecimientos de los exdiputados Otto Guevara y Víctor Morales Zapata para Juan Carlos Bolaños Rojas, importador de cemento chino.

La decisión de la Sala Tercera, con la instrucción de Chinchilla, se tomó en tiempo récord sin contemplar insumos aportados por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Eso valió para que el magistrado, junto con sus excompañeros de la Sala Tercera, fuera denunciado en lo administrativo y lo penal por la Asociación de Investigadores en Criminalística (ANIC).

Su gestión también vivió la sacudida en la cúpula del Ministerio Público tras los salpicones del ‘cementazo’: la salida de Jorge Chavarría como fiscal general, sucedida por la sanción a Celso Gamboa, su compañero y amigo en la Sala Tercera, despedido por su vínculo con Bolaños Rojas.



Haga clic para ver más noticias sobre: Carlos Chinchilla, Corte Suprema de Justicia, Nacionales.