En Zona Norte

Geólogos denuncian daños por minería en fincas aledañas a Crucitas

Pablo Rojas [email protected] Agosto 24, 2018  10:04 am

08242018

  • Gremio pide acciones más concretas del MSP y el Minae
  • "Hay un nivel alarmante de avance en cuanto a obras de minería artesanal", denuncian

Mediante una serie de fotografías, el Colegio de Geólogos de Costa Rica denunció el desarrollo de actividades mineras en las fincas aledañas a la finca Crucitas en Cutris de San Carlos, Alajuela.

La conocida mina Crucitas, donde se quiso desarrollar un proyecto minero a manos de una empresa canadiense, ha sido foco en el último año de invasión de oreros y coligalleros que buscan explotar los minerales existentes en la zona.

Dicha problemática, con picos más álgidos por épocas, está amparada en el ingreso irregular de personas –en su mayoría nicaragüenses- que levantan campamentos temporales para procurar extraer oro.

El daño ambiental en la finca principal, así como en territorios cercanos, es evidente. Así se pudo comprobar en una visita realizada semanas atrás por jerarcas del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) y el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

“Nos hicieron llegar estas fotografías de fincas aledañas al proyecto de Crucitas con un nivel alarmante de avance en cuanto a obras de minería artesanal. El oro está siendo saqueado sin dejar beneficio para nuestra economía que tanto requiere de soluciones reales ante la crisis fiscal.  El colegio ha sido ignorado en cuanto al pronunciamiento de soluciones disponibles y realistas en pro del país”, citó una postura oficial publicada este jueves por el Colegio de Geólogos de Costa Rica.

Esta organización ha abogado por el levantamiento a la moratoria para la explotación minera, como una forma de obtener recursos con el desarrollo de esta actividad.

¿Por qué hay oro en esa zona?

En el terreno predominan rocas volcánicas que –cientos de años atrás-fueron afectadas por fluidos magmáticos, cuyo resultado fue un enriquecimiento en oro.

El oro está diseminado, es decir no totalmente concentrado en una sola porción de terreno.

Por ejemplo, el estudio hecho por Infinito determinó que por cada tonelada de roca había un gramo de oro. Sin embargo, hay piedras meteorizadas que gozan de una mayor concentración del oro.

Para extraer el oro se usan el cianuro y el mercurio. Eso se amalgama con estos y se separa del resto del material que se convierte en desechos.

“Hay oro diseminado ahí (en el terreno). Son 123 hectáreas, donde vienen con métodos muy artesanales. El mercurio es una sustancia tóxica, de delicado manejo, se infiltra en el agua subterránea y transcurre en los ríos.

“Para extraerlo, hay que eliminar la cobertura vegetal y los árboles se van a caer. Hay millones de metros cúbicos de tierra que pueden ser explotados”,  explicó en mayo anterior Allan Astorga, experimentado geólogo, en compañía de Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Ambiente y Michael Soto, titular del MSP.

En la visita hecha en mayo a la zona, donde este medio estuvo presente, el impacto de la minería ilegal era palpable a simple vista: deforestación, destrucción y huecos profundos.

El Estado trabaja en un plan integral para que a mediano y largo plazo exista un proyecto concreto de desarrollo sostenible. No es fácil, pues una de las opciones es que la finca privada (propiedad de Distribuidora Vivoyet S.A), donde están la mayoría de yacimientos, pase a manos estatales y se geste un proyecto educativo de desarrollo rural. Sin embargo, como lo reconocieron las autoridades en ese momento, no hay recursos disponibles.



Haga clic para ver más noticias sobre: Sucesos.