6 meses sin Allison

Intervención telefónica: razón por la que no se había detenido al sospechoso del caso Allison

Johel Solano [email protected] Septiembre 10, 2020  8:37 am

09102020

  • Se esperaba que sospechoso comentara el lugar donde se encuentra la joven pero más bien se determinó posibilidad de fuga
  • OIJ realizó investigaciones en Santa Cruz, Abangares, Alajuela, San José y Cartago

Sospechoso caso Allison Bonilla

(CRHoy.com) Los agentes judiciales a cargo de investigar la muerte y desaparición de Allison Bonilla esperaban que una intervención de los teléfonos del principal sospechoso revelara la ubicación de la joven.

Pero, más bien se obtuvo información de que el sospechoso estaría pensando en escapar y fue en ese momento en que se procedió a detenerlo.

Con la intervención telefónica se barajaba la posibilidad de que el hombre hablara con terceras personas sobre el crimen y expresara el lugar donde está ubicada la joven.

Así lo explicaron fuentes relacionadas con la investigación del caso que explicaron a CRHoy.com que la razón por la que no se detuvo al sospechoso en una etapa previa radicaba en agotar la posibilidad de que surgieran pistas sobre la ubicación de Allison en las intervenciones de llamadas.

El Juzgado Penal de Cartago avaló la intervención telefónica, solicitada por la Fiscalía, luego de que el caso se tipificó como un homicidio calificado.

En Costa Rica, el promedio nacional de resolución de homicidios oscila entre los 9 y 14 meses. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) determinó con pericias forenses que en el carro del principal sospechoso había sangre de la joven Allison Bonilla. Tras esto, los agentes empezaron a trabajar diligencias que permitieran ubicar el cuerpo de la joven. Se esperó que la intervención diera fruto y de igual manera, al sospechoso se le hacían constantes seguimientos en los que se verificaba cada punto donde iba.

De hecho, los agentes judiciales realizaron investigaciones en Santa Cruz, Abanagares, Alajuela y San José. Así como búsquedas en los lugares aledaños. Esto incluía 3 búsquedas en la represa de Cachí hasta que llegaron los indicios de fuga, y fue cuando el OIJ y la Fiscalía coordinaron la detención de Sánchez, alias “Sukia”.

Anteojos: un rastro de sangre de 140 metros

La localización de unos anteojos medicados fue clave para llegar al perímetro donde las autoridades identificaron un sitio de trabajo concreto.

Los anteojos eran de Allison Bonilla y se presume que en ese lugar fue de donde se la llevaron. Tras una inspección profunda en los sitios aledaños, el OIJ ubicó un rastro de sangre de 140 metros.

Pericias que incluyeron toma de muestra de la sangre de doña Yendry Vásquez y del padre de Allison confirmaron que la sangre coincide con la de joven de 18 años desaparecida el pasado 4 de marzo. Además, este rastro llevó al OIJ a una finca donde vivía el sospechoso.

Esto permitió realizar el allanamiento en la casa de Sánchez, de 28 años, y ahí se decomisó el vehículo, donde se halló sangre de la joven en los asientos delanteros y la cajuela. Esto es considerado como prueba científica por parte de los investigadores.

“La incautación de un vehículo fue importante para la investigación. Se ubicó sangre humana compatible con la joven Allison Bonilla“, señaló el día de la detención Walter Espinoza, director de la policía judicial.

El jefe policial explicó que aunque no se ha logrado dar con la ubicación del cuerpo, el caso se maneja con una hipótesis de homicidio.

Durante la última semana, el OIJ hizo búsquedas en un basurero en San Jerónimo de Cachí, donde el imputado dijo haber lanzado el cuerpo de Allison, sin embargo, tampoco se ha hallado ningún rastro.

6 meses sin Allison

Desde la noche del miércoles 4 de marzo, cuando tras concluir sus clases en el Colegio Nocturno de Cachí y tomó un autobús, nadie conoce el paradero de la joven Allison Bonilla.

Eran pasadas las 8:30 p.m. cuando se le vio por última vez. Antes de desaparecer, Allison llamó a su mamá y le avisó que 2 sujetos sospechosos -descritos como “pintas”- la seguían, mientras completaba 500 metros que la separaban de su vivienda.

Cuando la madre salió en su auxilio para toparla, ya no la encontró. Hubo llamadas y mensajes, pero de Allison no se supo más. Desde ese día se dio una búsqueda por parte de autoridades y vecinos que incluyeron rastreos terrestres, sobrevuelos y búsquedas en la represa.



Haga clic para ver más noticias sobre: Allison Bonilla Vásquez, Sucesos.