En este 2019

Millones y millones sustraídos: los robos al poliducto de Recope rompen récords

Pablo Rojas [email protected] Octubre 22, 2019  12:01 am

10222019

  • En 2016 apenas se atendieron 3 casos; en 2019 ya se contabilizan más de 279
  • Entidad intentó sin éxito trasladar repercusiones por robos a bolsillos de consumidores

(CRHoy.com). Al mejor estilo de las sofisticadas organizaciones criminales que operan en México o Colombia, el robo de combustible al poliducto de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) alcanzó realidades nunca vistas en este 2019.

Para comprender el impacto de esta actividad delictiva basta con hacer un paralelismo con lo que se vivía años atrás: en 2016 apenas se reportaron 3 casos de robo de hidrocarburos de esa tubería, mientras en este año –con corte a agosto anterior- ya se registraban más de 279 eventos.

Datos oficiales aportados por la refinadora –recopilados desde 2016- muestran que en 2017 se presentaron 48 casos y en 2018 la cifra subió a 200. Es decir, muy por debajo de las estadísticas vistas en este 2019.

El poliducto es una red de tuberías en acero al carbono construida por Recope con el objetivo de trasegar los hidrocarburos desde el puerto de Moín, en el Atlántico, hasta Barranca en Puntarenas. En ese dispositivo se trasladan combustibles como el diesel, la gasolina para aeronaves (Jet A-1), gasolina Súper o la gasolina Plus91 (regular).

La red, en diferentes diámetros, cuenta con 2 o 3 tuberías que en total suman 533 kilómetros de longitud. Sin embargo, el tramo que agrupa el 57% de los casos es el que está entre Limón y Siquirres.

Millones y millones

Entre noviembre de 2016 y agosto de 2017 las organizaciones criminales detrás de estos golpes robaron casi 15 mil metros cúbicos (m3) de combustibles para un perjuicio económico superior a los $13 millones (más de 7.5 mil millones de colones).

El producto más apetecido por los malhechores es el diesel, pues en este lapso fueron sustraídos más de 7.600 m3.

¿Cuánto producto se ha recuperado? Tras una consulta sobre este aspecto, la institución señaló que apenas un 3% (400 m3).

“No le roban a Recope, le roban al país. Pero, lo más grave es el riesgo que corre la vida de las personas y sus familias, porque esto no es cualquier delito, es un acto de vandalismo que amenaza a las poblaciones cercanas al poliducto”, subrayó Alejandro Muñoz Villalobos, presidente ejecutivo de la refinadora.

En total, en las labores de mantenimiento para reparar las tuberías dañadas se han invertido más de 443 millones de colones.

Más inversión en seguridad

Ante el crecimiento de las sustracciones, Recope tuvo que contratar 39 oficiales de seguridad más para resguardar –lo mejor posible- las tuberías institucionales. De hecho, entre mayo de 2018 y agosto de 2019, se invirtieron en este rubro más de 483 millones de colones.

“Antes de los robos se tenían 26  oficiales de seguridad, pero a partir de mayo de 2018, se comenzó a incrementar la cantidad de oficiales y actualmente disponemos de 65 Oficiales de Seguridad privada”, expuso la institución.

Petición rechazada

En julio pasado, la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep) rechazó la posibilidad para cargar en las tarifas para los usuarios las pérdidas sufridas por la refinadora a causa del robo de combustibles.

En su estudio ordinario de precios, la institución planteó trasladar a los usuarios 1.537 millones de colones de pérdidas económicas sufridas durante 2018 producto de esta actividad criminal.

Los datos oficiales muestran que el 54% del combustible sustraído fue diesel, seguido por la gasolina Súper (27%) y la Jet A-1 (18%).

Con la petición, el margen de operación que reclamaba Recope por este rubro implicaba que se les reconociera 0.04 colones por litro para la gasolina plus, 0.62 colones en la súper, y  0.67 colones en el diesel.

Este 10 de julio la Intendencia de Energía (IE) de Aresep rechazó la pretensión al considerar que no existe la información necesaria para fundamentar (y avalar) el pedido.

Sin embargo, la autoridad reguladora abrió la posibilidad para que en unas semanas la entidad cumpla con una serie de requisitos solicitados para valorar –de nuevo- si procede el cargo de estas pérdidas en las tarifas al usuario (catalogadas como pérdidas no operativas).

Aresep urgió que el procedimiento técnico que se diseñe se ajuste a la realidad operativa de la institución, tomando en cuenta experiencias nacionales e internacionales.



Haga clic para ver más noticias sobre: RECOPE, Sucesos.