Madre de Allison revela su mayor temor: “Siento que no puedo más con esto”

  • La joven logró alertar a su familia que 2 personas la iban siguiendo a 10 minutos de llegar a casa
  • OIJ continúa en el proceso de investigación del caso

(CRHoy.com) Después de 20 días, doña Yendry Vásquez sigue buscando a Allison, su hija, desaparecida desde el 4 de marzo pasado en Ujarrás en Cartago.

Con un nudo en la garganta, afirma seguir usando su poca energía para salir de casa a diario, e intentar obtener alguna pista que esclarezca la extraña desaparición de la joven de 18 años.

Sin embargo sale de su boca, lo que para ella, es el mayor temor de su vida, uno que jamás imaginó ni en su peor pesadilla.

“Tengo muchísimo miedo de no volver a ver a Allison, siento que no puedo más con esto, me despierto todos los días antes de las 4 de la mañana pensando, no se duerme en mi casa, definitivamente esto ha venido a destruirme la vida y no sabemos cuando vamos a despertar de esta pesadilla”, añade Vásquez.

De forma constante hace enlaces con la oficina regional del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Cartago, no obstante, la respuesta que le han dado es que no hay ninguna novedad y que el caso continúa en proceso de recolección de informaciones.

Sobre el celular, y los posibles últimos rastros de la línea que usaba Allison, la policía no ha facilitado a la familia de la joven algún otro dato.

Actualmente no se realiza ninguna búsqueda oficial de la joven, pero los familiares de Bonilla siguen saliendo de casa para moverse por la zona de Ujarrás, con la esperanza de hallar algún rastro.

“Hemos estado cerca de la represa -Cachí- también por el mirador de Ujarrás, y nada, ahorita por la situación del país pues es más difícil, pero no podemos dejar de buscarla”, asegura doña Yendry.

El caso

La noche del 4 de marzo anterior, Allison Bonilla Vásquez salió del Colegio Nocturno de Cachí rumbo a su casa en Ujarrás, pero a falta de 10 minutos para llegar a su destino, informó a sus familiares que habían dos personas detrás suyo.

A su novio le mandó un audio, en el que le decía que “dos pintas estaban atrás” y que se iba a apurar porque le daba miedo su presencia.

Después de eso, la joven no volvió a comunicarse con sus allegados, no llegó a su casa y hasta el día de hoy, se desconoce su paradero.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Cartago recibió la colaboración de la Fuerza Pública para rastrear los alrededores de la comunidad donde habita Allison.

Después de una semana, la policía judicial se retiró del sitio para continuar con el trabajo sobre las informaciones que hasta el día de hoy, se tienen.

Por ahora no hay sospechosos, no hay posibles hipótesis, y la angustia de la familia de Allison crece día con día.



Haga clic para ver más noticias sobre: Allison Bonilla, Sucesos.