Ocho fuerzas exploran alianza hacia 2022. Tendrían como ensayo municipales del 2020

Partidos conservadores preparan una coalición electoral

Gerardo Ruiz R. [email protected] Diciembre 18, 2018  5:34 am

12182018

  • Divisas intensificarán conversaciones a inicios del 2019
  • Socialcristianos, evangélicos y libertarios, son parte de negociaciones

Ocho partidos políticos minoritarios de línea conservadora, socialcristiana y contraria al estatismo, adoban desde ahora una coalición electoral que los llevaría a pelear juntos en el 2022 por la Presidencia de la República.

Sus líderes no esconden que la fuerza motriz que los conduce a planear para el 2019 la intensificación de sus negociaciones es evitar que el Partido Acción Ciudadana (PAC), o cualquier otro partido de centro izquierda, o cualquiera de las fuerzas políticas del bipartidismo de antaño, se queden con el poder en los próximos comicios presidenciales, para los que todavía faltan más de tres años.

Ese plazo, no obstante, se les hace corto a los dirigentes de Alianza Demócrata Cristiana (ADC), Partido Nueva Generación (PNG), Renovación Costarricense (PRC), Republicano Socialcristiano, Movimiento Libertario, Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), Unidos Podemos (UP) y un sector de la Unidad Social Cristiana (PUSC), pues su intención es usar las elecciones municipales del 2020 como tubo de ensayo para determinar si el experimento realmente tiene futuro.

Mario Redondo, exdiputado (2014-2018) y excandidato presidencial de ADC, dijo a CRHoy que las conversaciones se desarrollan en dos niveles. Por un lado, dirigentes socialcristianos como el exministro de Educación, Marvin Herrera, y el excongresista del PUSC, Humberto Vargas, intentan juntar bajo un mismo alero a todas las fuerzas políticas que comparten los principios cristianos como pieza clave de sus propuestas políticas.

El otro nivel de negociación es más variopinto, detalló Redondo. Allí conversan la mayoría de los partidos citados, que tienen como común denominador que se ubican en hacia la derecha del centro del espectro ideológico, con postulados conservadores en lo social, como estar en contra del aborto, y liberales en términos económicos y de administración del Estado, como estar a favor del libre comercio y un tamaño reducido del sector público.

Yo creo que existe una consciencia acerca de la importancia de consolidar un bloque de centro derecha, integrado por varios partidos, y existe también la voluntad de ir trabajando y construyendo algo en esa dirección. Creo que este proyecto se trata de algo mucho más allá de participar juntos en las elecciones municipales”, dijo Redondo este lunes.

Sergio Mena, excandidato presidencial y líder del PNG agregó que las intenciones del eventual bloque son claras en cuanto a impedir que el PAC, partido en el Gobierno desde el 2014, logre ganar un tercer mandato al hilo en el 2022.

“Son contactos preliminares donde estamos conversando algunos actores. Sobre todo somos gente que no comparte la continuidad del PAC en el 2022 y los que no queremos el regreso del añejo bipartidismo“, afirmó Mena, quien le diera su apoyo en la pasada campaña política al entonces candidato presidencial del Republicano Socialcristiano, el médico pediatra Rodolfo Hernández, quien se autodenominó el candidato de la familia, provida y en contra del matrimonio igualitario.

Otto Guevara, quien en el 2018 intentó por quinta vez ser presidente de la República con el Partido Movimiento Libertario (ML), también confirmó la existencia de las conversaciones y agregó que a la fecha ha participado en tres reuniones exploratorias en las que las elecciones del 2022 se han mencionado solo “tangencialmente”.

En el ML estamos claros que es importantísimo fortalecer una opción política liberal frente al estatismo y el populismo que podría entronizarse en el país si gana nuevamente el PAC u otras fuerzas como el Frente Amplio. Nosotros estamos en un proceso de relanzamiento del partido (…). Si para las elecciones del 2022 encontramos que hay puntos de coincidencia importantes con nuestra oferta electoral, perfecto. Nosotros estaríamos dispuestos a considerar formar parte de una coalición”, comentó.

¿Juntos pero no revueltos?

Aunque en sus declaraciones los participantes en las pláticas coincidieron en que tienen claro el objetivo de destronar al progresismo de izquierda del poder, también revelaron que aún no tienen claro si les será posible participar unidos en la lucha por el control de las municipalidades, en febrero del 2020.

Para dilucidar ese punto tienen tiempo hasta agosto del 2019, cuando vencerá el plazo de seis meses antes de las elecciones que confiere el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para inscribir coaliciones.

Sobre este punto, Mario Redondo afirmó que ADC se inclina por hacer alianzas individuales en algunos cantones con partidos como el PUSC y el Libertario, debido a que las campañas locales ya empezaron a moverse desde hace varios meses.

Otto Guevara, al contrario, opina que los comicios locales serían el momento propicio para ensayar una posible coalición rumbo al 2022. En esto coincide Sergio Mena; ambos dijeron que van a promover que el diálogo entre partidos se intensifique durante el primer semestre del 2019.

En cuanto a la agenda, los líderes todavía son herméticos: “Todavía estamos en esa etapa. Está interesante, pero estamos dando los primeros pasos. Todavía estamos en lo general”, indicó Mario Redondo.

Aunque insistió en que todas las conversaciones por ahora son “muy informales” y que se circunscriben al intercambio de chats entre amigos y a “reuniones para tomar café”, el exdiputado Gerardo Vargas Rojas, del sector del PUSC que le dio su respaldo a Fabricio Alvarado, candidato de Restauración Nacional durante las elecciones pasadas, dijo que él y un grupo de “amigos” de varios partidos políticos consideran necesario afianzar una propuesta de “verdadero” Gobierno de unidad nacional, en referencia a la frase que utiliza el presidente de la República, Carlos Alvarado, para denominar a su Gabinete integrado por miembros de cinco partidos políticos.

“Hay gente que está hablando en términos informales acerca del rumbo del Gobierno, del rumbo del socialcristianismo, preocupada por el panorama y la atomización de partidos. Ha habido preocupaciones de auténticos socialcristianos. Y no solo de socialcristianos, sino, de alguna otra gente que siente la necesidad de sentarse y compartir y conversar y buscar soluciones pero, de eso a que haya algo formal, por lo menos yo no lo conozco. En general, no nos gusta todo lo que está pasando en el país“, zanjó.